Palazzo: “No tenemos ningún tipo de problema que Hugo Moyano quiera ser candidato de vuelta en la CGT”

Palazzo: “No tenemos ningún tipo de problema que Hugo Moyano quiera ser candidato de vuelta en la CGT”
El Secretario General Adjunto Nacional de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, habló mano a mano con “el Retrato…” en el medio del “Taller de formación y capacitación sindical nacional” que se desarrolla en Mar del Plata. Del presente del sector, de su visión del movimiento obrero, al referirse a la potencial continuidad de Hugo Moyanoen en las próximas elecciones en la CGT, dijo “no tenemos ningún tipo de problema que quiera ser candidato de vuelta”.
Puntualmente sobre el fin de la capacitación expuso que “es un proyecto que se armó en el Secretariado Nacional con la idea de dar cursos de formación a todos los dirigentes, los militantes, a los compañeros que se quieran sumar, y se está desarrollando en distintas regiones del país. La idea es llegar a todas las seccionales. Tenemos pensando ampliar las charlas para el año que viene con algunas cuestiones vinculadas más de forma directa. Es decir, sobre negociaciones colectivas”. Allí contó que ya se han realizado en las zonas de La Plata, San Juan, Santa Fe, Corrientes y que próximamente estará en Salta, entre otras ciudades.

Obviamente que los cursos dejan muchos temas para tocar, ahondar y analizar. Pero específicamente, Palazzo contó que “lo más inmediato es la presencia de autoridades nacionales en cada seccional. La idea fue que el Secretario Nacional vaya a todas las seccionales y que no ocurra al revés. Esto es muy positivo en sí”.

En ese contexto, agregó que “el fundamento es compartir la situación política actual del sindicato, sus políticas, la situación salarial. Entre ellas, la implicancia del impuesto a las ganancias en los salarios de los bancarios. La discusión de la obra social, políticas a nivel nacional como el proyecto de la CGT que impulsa el Diputado Recalde, sobre la participación en las ganancias de las empresas. Es decir, aprovechamos para darnos un debate amplio”.

El dirigente, admitió que, luego de algunos cuestionamientos de la prensa hacia el sector, les costó revertir la historia: “Nos costó revertir la situación mediática sobre la dimensión que tomaron las denuncias. Nos perjudicó. Porque nosotros podíamos discutir la situación con los compañeros de los bancos, contarles que el gremio tiene una institucionalidad a través de las autoridades electas a nivel nacional como seccional, pero el tema mediático era tan fuerte que el compañero salía a la calle y el taxista, la esposa, el verdulero, le contaba los problemas. Entonces, la lucha externa era más costosa que la interna. La deuda con los trabajadores está saldada a partir de la conducción nacional, que refrendaron las políticas a llevar adelante. Esto se vio reflejado en las elecciones, que en los sectores donde había listas relacionadas con la oposición perdieron”.

No obstante, confió que con Mar del Plata, donde cambiaron las autoridades, y asumieron Miguel Guglienmotti y Martín Aiello, “tenemos una excelente relación”.

Por otra parte, consultado por su visión del movimiento obrero actual y cómo se inserta de nuevo la Bancaria en la Centra General de los Trabajadores, argumentó que “nosotros, en otros tiempos, tuvimos una presencia intermitente en la CGT. A partir de los que nos pasó entendimos que teníamos que estar más firme en todos los lugares donde la Bancaria tenga participación. Por eso nos hemos hecho cargo de la Secretaría de Seguridad Social”.

Eso le hizo entender que “el movimiento obrero pasa por una situación con turbulencias producto de la proximidad de la renovación del Concejo Directivo de la CGT. Por eso apelamos a buscar la unidad, porque la desunión y luchas desmedidas de poder, los egoísmos personalistas, no le hacen bien a la representación que los dirigentes tenemos que ejercer a favor de los trabajadores”.

“¿Ve factible la unión del movimiento obrero?”, se le preguntó, e inmediatamente contestó: “Vislumbro la posibilidad de que haya un acuerdo, no total de todas las organizaciones, pero sí de una gran mayoría con vistas a las próximas elecciones. Porque al movimiento lo acechan desafíos importantes en este nuevo periodo político que se avecina. Hay comentarios muy fuertes sobre el cambio de seguridad social, y es un tema que nos involucra. Cómo resolveremos el tema de las asignaciones familiares y el cada vez más amplio espectro que impacta en el impuesto a las ganancias sobre el salario de muchos trabajadores. Me parece que estos desafíos, ante un Gobierno que desde lo político electoral ha obtenido una abrumadora mayoría de votos que le da la legitimidad para gobernador, necesita una contraparte fuerte del sindicalismo para estar con un pie de igualdad para la discusión. Porque si de un lado hay un poder hegemónico y del otro disgregación, los trabajadores son presa fácil ante cualquier intento de que estas cuestiones que tienen que reformarse para bien no se hagan”.

También se hizo lugar para hablar del “reclamos” de algunos sindicalistas de tener más lugar en las listas. “Comparto la idea de que tengan lugar, pero adhiero a que estén en los cargos ejecutivos. No es para desvelarse si uno tiene diez diputados más o diez diputados menos en las cámaras, porque a veces las decisiones pasan por los ministerios u otros sectores, donde no tenemos ninguna participación”, añadió.

En consecuencia, esbozó que “el movimiento obrero sirvió como un puntal dentro del proyecto político, económico y social de este gobierno. Y quizás el Gobierno no fijó como una agenda electoral considerarlo dentro de las listas, lo cual me parece que no ha sido del todo correcto”.

“Con la conducción de Moyano no tenemos ningún inconveniente”, explicó, para inmediatamente soslayar que “en su momento, advirtió que como Secretario General no iba a permitir que los problemas políticos de los sindicatos se resolvieran con ayuda de la justicia cuando debieran ser los trabajadores a través del voto. Esa actitud la valoramos. No tenemos ningún tipo de problema que quiera ser candidato de vuelta”.

El momento del obrero bancario

Sus respuestas tomaron dos caminos diferentes, al menos así admitió. “Por un lado, el tema salarial y de condiciones de trabajo. Nosotros hemos alcanzado muy buenos acuerdos que posicionan al trabajador bancario entre los cinco mejores sueldos de la Argentina. Así lo demuestran las estadísticas durante el último mes. Eso nos da orgullo y un margen de tranquilidad, aún sabiendo que quedan cosas por resolver”, explicó.

Allí destacó que “comenzamos a resolver el tema salarial pero a su vez se nos empiezan a achatar las escalas producto de que los impuestos a las ganancias va en detrimento de tener una carrera bancaria que está perfectamente escalonada”.

Lo antes mencionado, “se revierte con políticas desde el Estado que estén acompañadas por una decisión firme del sindicalismo, que nosotros la tenemos. Hemos presentado en el Congreso de la Nación una reforma tributaria donde paguen más los que más tienen. Como la Industria Minera, donde a veces no paga impuestos y encima recibe subsidios, y los juegos de azar, que tengan un tributo más fuerte”, entre otros casos.

Mientras que luego manifestó que “el segundo camino es el de Asignaciones Familiares, donde habría que recuperar la Asignación por escolaridad que se pagaba mensualmente. Cuando todos los chicos concurren todos los días al colegio”.

Comentá la nota