La Pampa es la peor en el trato del personal

El líder de la CTA disidente, Pablo Micheli, junto al Observatorio Jurídico de esa central gremial, estarán los días 14 y 15 de noviembre en Santa Rosa para participar del Congreso Nacional de la UCRA que se realizará en esta capital. 

Así lo anticipó a LA ARENA José Cisneros, secretario general de la UCRA La Pampa, quien asistió a la sesión del CD. El dirigente informó que también llegarán a la provincia los 22 titulares de las delegaciones que la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA) tiene en las distintas provincias."Se eligió hacer el congreso en Santa Rosa porque La Pampa es la provincia donde el maltrato laboral es mayor. Es la peor de todas las provincias. Nosotros tenemos radicadas un montón de denuncias tanto en la Dirección de Relaciones Laborales de la provincia como en la Delegación del Ministerio de Trabajo de la Nación, pero todas tienen el mismo destino: son cajoneadas", dijo el dirigente.El gremio UCRA nació como una alternativa a la Unión Tranviaria Automotor (UTA), dado que los trabajadores que se afiliaron al nuevo sindicato veían que el tradicional no los representaba y estaba emparentado a las patronales. La delegación pampeana de UCRA viene reclamando desde su apertura en esta provincia, entre otras cosas, los baños para los choferes de los micros urbanos de esta capital. Tensa reunión en el ConcejoEl Concejo Deliberante vivió ayer una sesión extraña. Parecía que la reunión iba a ser de rutina, pues no había ningún tema en el orden del día que despertara pasiones. Sin embargo, el justicialista Juan Mecca, aprovechando que la oposición estaba en minoría, por la ausencia con aviso del radical Mariano Salomón, desempolvó un par de proyectos del Ejecutivo que llevaban un mes en la comisión de Obras Públicas e intentó tratarlos constituyendo al CD en comisión, una mecánica permitida por el reglamento.Pero la oposición y la presidenta del cuerpo Liliana Robledo se fueron del recinto y a pesar de la espera de casi una hora de los justicialistas no regresaron, dejando al oficialismo sin posibilidad de aprobar las iniciativas, entre las cuales la más importante era la ampliación del ejido urbano de Santa Rosa que hace más de un mes había sido presentada a la sociedad por el intendente Luis Larrañaga y sus funcionarios.En el medio, la concejala Fabiana Ballejos tuvo un entredicho con la presidenta del cuerpo, Liliana Robledo, ya que sugirió desde su banca que los proyectos en cuestión habían sido guardados en la Presidencia del CD para que no avancen. Robledo pidió la palabra, bajó a una banca y desde allí le respondió. Dijo que hacía unos días que tenía los expedientes en su despacho, pero no escondidos, sino porque llevaban días sin tratarse en la comisión de Obras Públicas y había decidido estudiarlos por el interés que el tema le generaba.Mientras Mecca insistía con que los proyectos debían ser tratados, Robledo proponía que se respetara un acuerdo previo de las bancadas según el cual se realizaría un plenario de comisiones para discutirlos y luego emitir despacho. Desde el Frepam aseguraban que el PJ quería aprovechar la mayoría circunstancial que tenían para tratar las iniciativas a libro cerrado y aprobarlas sin siquiera haberlas leído.Marcos Cuelle, presidente de la bancada opositora, aseguraba que no se iba a poder tratar la modificación de las ordenanzas fiscal y tarifaria -introducían cambios ligados a la ampliación del ejido-, puesto que la normativa establecía que para modificar esas normativas primero debía realizarse una audiencia pública. Cecilia Roigé (Frepam) aseguraba que el propio PJ no había querido tratar los proyectos en comisión, donde el oficialismo tiene clara mayoría, y que entonces no se justificaba la urgencia que esgrimían ahora, salvo que estuvieran aprovechando una mayoría circunstancial para avanzar con normativas que, a su entender, lejos de beneficiar a los vecinos que reclaman lotes, iban a favorecer negocios de particulares.En medio de la discusión, cuando Mecca logró una moción de orden para que el CD en comisión iniciara el tratamiento, los concejales del Frepam abandonaron el recinto dispuestos a no regresar. Lo mismo hizo la presidenta del cuerpo, Liliana Robledo (PJ), aunque los ediles del oficialismo tenían esperanzas en que regresara y les diera el quórum suficiente para comenzar.Mientras duró la espera, los ediles del PJ no miraron los expedientes. Firmaron los despachos que tenían previsto aprobar y esperaron con expectativa que presidenta del CD regresara, cosa que finalmente no ocurrió.

Comentá la nota