El papa Francisco desembarca en la campaña recibiendo a Moyano

El papa Francisco desembarca en la campaña recibiendo a Moyano

Pablo, hijo mayor del líder camionero, viajará a una cumbre sindical que, por gestión papal, sesionará dentro mismo del Vaticano. Esperan una audiencia. Coincidirá en Roma con Grabois y Vera. 

La semana que viene, Pablo Moyano estrenará su cargo como vicepresidente para América Latina de la Federación Internacional del Transporte (ITF por su sigla en inglés) con un gesto político de alto voltaje: un Congreso en la ciudad del Vaticano que podría incluir una audiencia privada con el papa Francisco.

En octubre pasado, Moyano asumió uno de los cargos principales cargos de ITF desde el ahora organiza un Congreso que reunirá a representantes de unos 150 sindicatos nucleados en esa federación global. En la búsqueda de locaciones para reunir a semejante comitiva, los camioneros encontraron un gesto más que elocuente por parte del jefe de la iglesia católica que accedió a que el Congreso sindical, que se concretará el lunes 4 y el martes 5 de marzo, sesione dentro del Vaticano. 

El coloquio sindical denominado "Desafíos del Desarrollo de la Tecnología y la Preservación del Trabajo", al que también fueron invitados empresarios del sector, sesionará en la Casina Pío IV de la Pontífica Academia de las Ciencias, que dirige el monseñor Pedro Sánchez Sorondo, un religioso argentino con una extensa trayectoria en la Iglesia católica.

La gestión estuvo a cargo del líder de La Alameda, Gustavo Vera, que también participará de la reunión, como armador de la Multisectorial 21F, el espacio donde confluyen más de 150 organizaciones argentinas y que sirve de paraguas político para diferentes sectores.

Como si fuera poco, la visita de los gremialistas argentinos va a coincidir con la estadía de Juan Grabois, una de las figuras ascendentes en la política local que en los últimos tiempos, al igual que Moyano, se acercó a Cristina Fernández de Kirchner.

La comitiva argentina se definió combinando distintos criterios. Por un lado el sectorial, incorporando a los gremios transportistas pero priorizando a los que tienen cercanía política con los camioneros. Entre ellos están los sindicatos aeronáuticos, ferroviarios y portuarios, entre otros. Sin embargo, las invitaciones a algunos gremios adheridos a la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), que conduce Juan Carlos Schmid, llegaron sobre la fecha, algo que hace imposible que participen, o directamente no llegaron.

"Con la gravedad del escenario económico, en lo que menos estamos pensando es en viajar", cuestionaron en el entorno del líder de Dragado y Balizamiento para desligarse de la movida.

El itinerario de viaje fue armado de tal manera que los jefes sindicales de los gremios transportistas de todo el mundo podrán saludar al Sumo Pontífice el miércoles a la mañana, durante la tradicional audiencia pública que brinda ese día en la plaza San Pedro, y donde tendrán un lugar reservado. El acuerdo con la Iglesia fue también que los gremialistas no se alojaran en el Vaticano, que inicialmente fue una posibilidad, sino que se dispersaran en diferentes hoteles de Roma.

Lo que todavía es una incógnita es si la buena relación entre Francisco y los Moyano, que se graficó el año pasado cuando parte de la jerarquía católica local participó de un multitudinario acto ecuménico convocado por el sindicalismo opositor en Luján, tendrá como corolario una audiencia privada entre el dirigente sindical y Francisco. Desde el gremio se mostraron confiados en que se concrete, aunque en el entorno del papa lo ven difícil pero no imposible.  

Coment� la nota