Para UTA, $ 1.000 de aumento es un vuelto

UTA desconoce el acuerdo salarial nacional, por lo que pide una suba mayor a los 1.000 pesos. Fetap sólo la pagaría si hay subsidios.
Los colectiveros de las líneas urbanas están con el “paro” de transporte en la punta de la lengua. No les cierra el incremento de sueldos acordado a nivel nacional entre los empresarios y la Unión Tranviarios Automotor (UTA) por 1.000 pesos más, retroactivo a enero.

Como en otras negociaciones, los choferes cordobeses quieren una suba superior para sus salarios: que llegue, al menos, al 25 por ciento. Hoy el sueldo básico de un colectivero que recién se inicia es de 6.200 pesos, y llegaría a 7.200 si se aplica lo que firmaron las partes en Capital Federal. Sin embargo, la UTA local está que “trina” y pedirá que se abran las paritarias en el Ministerio de Trabajo de la Provincia para buscar un aumento superior.

“Estábamos con la esperanza de que en Buenos Aires se llegue a un 25 por ciento de piso, por lo que este 18 no nos cayó del todo bien. Por eso vamos a buscar una mejora del salario para el bolsillo de los trabajadores”, dijo el vocero de la UTA Córdoba, Adrián Lentini.

Desde hace cinco años, cada suba de los haberes es pagada con subsidios que envía la Nación. Y los empresarios cordobeses ya se atajaron porque no quieren dar más de los 1.000 pesos acordados. “Estamos esperando la aceptación del aumento (del 18 por ciento) por parte de la Secretaría de Transporte de la Nación, que es la que paga los subsidios. Los últimos aumentos estaban calzados en cada jurisdicción para que no impacte en la tarifa del boleto. Sería una irresponsabilidad, si no están los fondos, concederles más aumento”, anticipó el vicepresidente de la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap), Gustavo Mira.

Con $ 10, ni a la esquina

Para subir a un taxi o a un remise habrá que tener la billetera gorda porque, de arranque, abordar a un “amarillo” costará 7 pesos; y a un “verde”, 7,25. Los concejales radicales aprobaron en comisión el incremento en la bajada de bandera. La ordenanza saldrá el jueves 12 en la sesión.

Los ediles se reunieron en la comisión de Servicios Públicos para tratar la actualización tarifaria, cuando en afuera de la sede legislativa un grupo de remiseros se manifestó en contra de la suba. Sobre todo porque en septiembre de 2011 fue el último aumento a esta prestación (del 11 por ciento). De acuerdo con lo resuelto por los radicales –y que contó con el rechazo de los ediles olguistas, justicialistas y juecistas–, el taxi costará 7 pesos, pero cada 110 metros recorridos la ficha tendrá un valor de 0,35 centavos. Los 100 metros de trayecto del remise costarán 0,325. Por lo que un viaje del centro a un barrio cercano superará los 25 pesos.

Walter Giménez, del Sindicato de Remiseros, estuvo en la protesta frente al Concejo: “No estamos de acuerdo con que le metan la mano en el bolsillo a la gente”, dijo.

Comentá la nota