Para AUTAM, el cobro sin ticket sirve para evitar la evasión

Para AUTAM, el cobro sin ticket sirve para evitar la evasión

Los empresarios dicen que la medida impulsada por el Ministerio de Transporte resulta muy conveniente. Aseguran que en algunas zonas de la provincia trababan las máquinas intencionalmente para no pagar

La quita paulatina del boleto impreso en los colectivos ha causado diferentes reacciones de acuerdo con los distintos actores involucrados en el sistema de transporte público de pasajeros. Por un lado están las quejas de los usuarios porque no tienen un comprobante tangible y por el otro están los empresarios, quienes consideran que esta medida decidida por el Ministerio de Transporte es muy conveniente.

Sacar los tickets de las máquinas que cobran el boleto fue dispuesto por Transporte y se hizo efectivo en casi la mitad de las unidades a mediados de julio, cuando se retiraron los boletos de papel del 40% de los colectivos, que se sumó a que las máquinas de las nuevas unidades ya no los contemplaban.

Mientras que esa medida, que se realizó en conjunto con la de eliminar la posibilidad de pagar con monedas –el aparato en el que se introducen las monedas y emite el ticket es el mismo–, elevó las quejas de los usuarios, no fue así del lado de los empresarios.

Oscar Razquin, gerente técnico de la Asociación Unida del Transporte Automotor de Mendoza (AUTAM), dijo que tenían muchos problemas prácticos con los boletos de papel.

“Hay gente que saboteaba la máquina para no pagar y este es un tema muy significativo, nos pasaba en muchas unidades y muy seguido: metían un dedo en donde sale el papel y la trababan y ahora eso se ha terminado”, dijo.

Para Razquin tener el comprobante en mano no es indispensable porque es posible saber por medios electrónicos que el pasajero pagó y, además, el usuario también puede consultar el saldo de su tarjeta al subir al colectivo. Por ejemplo, en caso de que suceda algún tipo de accidente arriba de una unidad se puede hacer un seguimiento a través del propio sistema de pago que registra todos los viajes.

“Es sano hacer esta conversión. Hay zonas en las que realmente es muy difícil exigir al pasajero que pague el boleto, es un tema bastante duro”, afirmó Razquin, quien se mostró de acuerdo con esta medida.

Para AUTAM esta iniciativa, que evita que las máquinas se atoren con papeles o monedas, sirve también para paliar la evasión a la hora de pagar el boleto. En muchos casos los colectivos circulaban grandes trayectos sin poder cobrar pasaje porque en el medio del recorrido las máquinas se trababan y los choferes debían dejar pasar a quienes subían hasta encontrarse, en algún punto del trayecto, con un técnico que la pusiera en funcionamiento otra vez.

Sin novedades

La ONG Protectora presentó ante el Ministerio de Transporte una solicitud de nulidad de esta medida por considerarla ilícita. La organización de defensa de los consumidores argumenta que se viola el artículo 42 de la Constitución nacional y el artículo 4 de la Ley de Defensa del Consumidor, porque allí se indica que “la información debe ser siempre gratuita para el consumidor y proporcionada con la claridad necesaria que permita su comprensión”.

Al respecto, Mario Vadillo, representante de Protectora, dijo que hasta ahora no hay ninguna novedad sobre esa presentación.

“No hemos tenido ninguna respuesta pese a la queja de los usuarios, porque en realidad esto depende también mucho de que los pasajeros también hagan sentir su disconformidad”, comentó el letrado.

Hasta ahora oficialmente el Gobierno realizó la quita de los boletos papel y de la posibilidad de pagar con monedas del 40% de las unidades que circulan. Aún no hay una fecha concreta estimada para que esto se realice en forma definitiva, aunque la intención es quitar el ticket de todos los colectivos.

Otro de los problemas que plantea la quita del boleto es que no todos los usuarios del transporte público cuentan con acceso a internet y tampoco con teléfonos inteligentes para poder verlo desde ese soporte.

Comentá la nota