Para la UTA, el bondi tarda más que para la Municipalidad

Para la UTA, el bondi tarda más que para la Municipalidad
En la parada. Los choferes aseguran que las empresas recortaron más servicios que los autorizados por el receso de verano. Desde el municipio dicen que no detectaron faltas.

Treinta minutos y hasta una hora. Esperas de esa magnitud son moneda corriente por estos días en las paradas de colectivos urbanos, denunció el gremio de los choferes (UTA); asegurando que las empresas concesionarias aplicaron una reducción de servicios mucho mayor a la autorizada por el municipio en el marco del receso de verano.

Por su parte, la secretaría de Transporte del municipio desestimó que las firmas estén incumpliendo lo pautado, aclarando que el esquema en vigente durante enero y febrero prevé esperas mayores tal como sucede cada año.

"El área que realiza los controles no me ha reportado algo fuera de lo común. El sistema funciona con el ritmo pautado para esta época, hay reducción de pasajeros y por eso también de servicios, es algo que está previsto contractualmente y que desde siempre fue así", señaló Juan Pablo Díaz Cardeilhac, secretario de Transporte.

El vocero de UTA, Adrián Lentini, reconoció esta situación pero insistió en que el recorte aplicado en los hechos por las empresas es muy superior a lo autorizado, y que eso genera mayores tiempos de espera en las paradas.

"De los 184 servicios que debe tener una empresa en la calle en un día hábil común hoy debe tener entre 120 y 130. El recorte seguro está por encima del 30 por ciento", señaló Lentini. La reducción autorizada por la comuna es del 20 por ciento.

"Las líneas troncales, que usualmente deben pasar entre 9 y 14 minutos, según la hora, tardan media hora a cuarenta minutos en muchos casos. Y hay recorridos por los barrios que se están cubriendo con esperas de 50 minutos o más", apuntó el vocero de los choferes.

"Cuando tenemos que hacer asambleas la gente se enoja con nosotros porque espera más en las paradas; pero ahora es la falta de colectivos la que la deja allí un montón de tiempo", agregó criticando esa situación.

"La Municipalidad no las controla. Tampoco envió a nuestro gremio por escrito la reducción de servicios que autorizó por el verano, a pesar de que la pedimos".

A llevar el banquito. El secretario de Transporte desmintió que la UTA hubiera solicita esa información, pero restó importancia al trámite señalando que se trata de información difundida públicamente hace tiempo. Y atribuyó las críticas del gremio "a tire y aflojes entre delegados" detonados por el proceso electoral que se están realizando.

"No creo que ellos estén controlando las frecuencias, más bien estarán haciendo sus propias actividades gremiales", opinó. Aunque no dio precisiones de líneas, reconoció que en el esquema vigente "es perfectamente probable que una línea barrial pueda tener frecuencia de 50 minutos", y recordó que los tiempos fuera de hora pico son mayores que en ellas.

Un sondeo realizado al azar entre usuarios por este diario detectó casos de esperas mayores a media hora en (línea C7), de 50 minutos (C3 y E5) y 40 minutos (A5).

Comentá la nota