Para que escuchen los jefes comunales

El mes próximo, los municipales terminan de cobrar el 24 por ciento de aumento salarial que acordaron. Pero ya avisaron que si mejoran los ingresos vía reforma tributaria, una parte de ese dinero "debe ir a mejorar los sueldos".
No solamente Amsafé irá en busca de un aumento de salarios. Se le sumará la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram), que aguarda la sanción de la reforma tributaria para pedir la parte que le corresponde. "Si se van a mejorar los recursos municipales, aunque sea en algo, también tiene que ir a mejorar el ingreso de los trabajadores", afirmó el titular del sindicato provincial, Claudio Leoni, en diálogo con Rosario/12. En agosto culmina de abonarse el incremento salarial del 24 por ciento que acordaron en su momento los gremios y los intendentes y jefes comunales de la provincia, y si las proyecciones inflacionarias superan ese porcentaje, Festram profundizará el reclamo. Pedirían la convocatoria a paritarias para el mes de septiembre.

A mediados de marzo y tras un par de semanas de duras medidas de fuerza que detuvieron la actividad municipal en todo Santa Fe, Festram consiguió un incremento del 24 por ciento, a pagar en tres etapas: 14 en marzo, 6 en junio y el 4 restante en agosto. El grueso se pagó junto al aguinaldo "sin inconvenientes", a pesar de que desde la Federación mantenían un dejo de dudas por la incertidumbre económica que prima en la región. Ahora se aguarda el cobro de la última cuota, y después se evaluarán medidas a seguir en el seno del Consejo Directivo.

"Hemos sido claros, no estamos a favor de esta reforma, consideramos que es un aumento de impuestos", aclaró Leoni, quien había depositado "otra expectativa" en el Senado y el gobierno provincial y pocas ilusiones tiene con lo que ocurra en la Cámara de Diputados. De algo está seguro, con el proyecto que sea aprobado "no va a haber reforma tributaria". Pero "por más mínimo que sea" el aumento de fondos, Festram quiere participar "en material salarial" del mejoramiento de recursos para municipios y comunas que contemple la iniciativa que descansa en la Cámara baja. "Queremos que se traslade a los trabajadores", enfatizó el sindicalista.

El pedido en paritarias será mucho más efusivo si la inflación proyectada supera el 24 por ciento. "No te quepa ninguna duda, vamos a reclamar salario", apuntó Leoni, que de no sufrir ningún sobresalto la economía, estima que el porcentaje quedará en 21 o 22. Pero por las dudas aclara que el gremio que encabeza está alerta y atento a los cruces entre otros sindicatos y el gobierno, más allá de que su propia negociación sea con intendentes y jefes comunales. Una vez que dispongan del sueldo de agosto y se sancione la reforma, Leoni y sus pares se reunirán en el Consejo y decidirán el porcentaje de aumento, tras verificar qué monto se les destina a las localidades.

Por otra parte, Leoni recordó que desde Festram pretenden lograr consenso para la emisión de una ley provincial que mejore y resguarde las condiciones laborales de los trabajadores contratados o "en negro", que asciende a la suculenta cifra de 8 mil. Entendemos que es un problema de estado, no gremial. Que haya 8 mil trabajadores pertenecientes a los estados municipal y comunal en situación de precariedad es un problema de política pública", analizó el secretario general. "La evasión permanente no es solo en lo tributario, lo previsional, sino también en la información. Creemos que hay que imponer penas rigurosas para que el Estado no siga actuando como un gran hacedor de precarización laboral, cuando debería controlarla", concluyó Leoni.

La paritaria de los municipales es un complejo mecanismo que selecciona una veintena de intendentes y jefes comunales paritarios, de entre las más de 360 localidades y municipios que tiene la provincia de Santa Fe. Siempre son reuniones complejas teniendo en cuenta las asimetrías que cada una de las localidades tiene en cuanto a recursos y capacidad de recaudar en su propio territorio.

Comentá la nota