Para los gremios, no está garantizado el inicio de clases

Desde los distintos gremios docentes esperan con gran expectativa el nuevo llamado por parte de las autoridades para continuar discutiendo salarios y condiciones laborales para el presente ciclo lectivo.
Según dijo a EL SIGLO David Toledo, secretario general de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP) "mientras el gobierno no nos ofrezca un porcentaje superador en cuanto al incremento salarial, no vamos a comenzar con las clases en Tucumán".

"Luego de haber rechazado el 11 por ciento ofrecido por las autoridades, por considerarlo insuficiente, hemos quedado a la espera de una nueva convocatoria, que posiblemente se dé en el transcurso de este día miércoles", explicó. Toledo sostuvo que “lo que ofreció el gobierno tiene que ver con los índices que reflejó el INDEC el año pasado en materia de inflación, a lo que todos sabemos que son porcentajes mentirosos. Ni el 11 por ciento ni el 18 por ciento, como por ahí se dice que nos ofrecerán, aceptaremos. Nuestras bases, como también el Congreso provincial han establecido el estado de alerta y movilización porque aspiramos a que los docentes de toda la provincia recuperen el valor adquisitivo de sus salarios. Consideramos que un 25 por ciento de incremento sería un porcentual que podría equiparar todo lo que hemos perdido en materia salarial desde el último año”, sentenció.

Finalmente el titular de ATEP señaló que "desde la última reunión no hemos tenido ningún contacto con las autoridades, es más, esperamos durante todo el fin de semana largo algún tipo de novedad, la que finalmente no se dio. Estamos a la espera de un nuevo llamado".

Por su parte el secretario general de la Unión Docentes Tucumanos, entidad de base, adherida a la CEA (Confederación de Educadores Argentinos), Carlos Arnedo, en diálogo con este diario, manifestó que "como todos los años el gobierno de la provincia nos ningunea como gremio a pesar que tenemos más de 7 mil afiliados. En la asamblea que realizamos el sábado se determinó declarar el estado de alerta y movilización ya que vemos que no tendremos respuestas favorables por parte de la provincia como tampoco de la Nación, en donde participamos como paritarios", se quejó.

"Nuestra exigencia, en lo salarial, ronda el 30 por ciento de incremento al sueldo básico, el blanqueo de todas las sumas en negro, que son varias, el pronto llamado a elección en las juntas de clasificación docente, porque desde que se dispusieron las intervenciones lo único que hicieron fueron desastres", destacó el dirigente

Ante la actitud asumida por el Gobierno para con la UDT, Arnedo dijo que el sector está “preparando los escritos para denunciar al gobierno de Tucumán ante los organismos nacionales e internacionales, porque desconoce nuestra representatividad, como lo hace con los compañeros docentes privados. Curiosamente ambos sectores tenemos representación de las discusiones paritarias a nivel nacional".

Por último adelantó que analizan “realizar una movilización el próximo 28 de febrero en defensa de la escuela pública, porque este año, como todos los años, no están dadas las condiciones para que comience el ciclo lectivo”.

Comentá la nota