Para los gremios, el plan 20/20 del Gobierno es "inaceptable"

Tanto los sindicatos más afines a la Casa Rosada como los opositores descartan negociar una suba del mínimo no imponible a cambio de un techo a los aumentos salariales. Pablo Micheli le dijo a LPO que es una idea “repudiable”. Hugo Yasky, en tanto, aseguró que la propuesta “no existe” y que habrá “paritarias libres”.
Como era de suponer, los gremios descartaron de plano sentarse a negociar con el Gobierno el “plan 20/20” con el que pretende cerrar la discusión salarial de 2013. Esa idea, revelada por el diario Ámbito Financiero, es manejada en la Casa Rosada con el objetivo ponerle un freno a la inflación. La propuesta incluiría una suba del 20% del mínimo no imponible a cambio de un tope de la misma cifra a los aumentos.

La Política Online consultó a sindicalistas de las distintas corrientes y en todos los casos se desechó esta posibilidad. El titular de la CTA opositora, Pablo Micheli, señaló que “bajo ningún punto de vista” van a aceptar esta propuesta que implicaría “cambiar una conquista por otra”. “La vamos a rechazar. Es repudiable”, afirmó.

Para Micheli una negociación que se cierre con esos porcentajes sería “insignificante” y opinó que si el Gobierno Nacional decreta los topes “la paritaria se muere”. Para el sindicalista, además de aumentos e impuesto a las Ganancias, es necesario discutir el salario mínimo vital y móvil. El reclamo de la central que comanda es que ese indicativo sea de 5.000 pesos.

Además, adelantó que pedirán que la paritaria se cierre con aumentos de entre 30 y 35% y seguirán reclamando la eliminación completa del impuesto a las Ganacias, aunque señaló que “si hubiera que negociar un número, sería del 50%” por la falta de actualización en 2012.

En la otra vereda, el titular de la CTA oficialista, Hugo Yasky, aseguró a LPO que en la reunión que mantuvo ayer con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, no se mencionó esa propuesta ya que “no existe”. Además, el funcionario les confió que “las paritarias serán libres”.

Asimismo, dijo que habrá novedades pronto sobre Ganancias, aunque admitió que “no va a ser posible que se resuelva antes de las primeras paritarias”, como reclaman otros gremios. De todos modos, Yasky recordó que la aplicación es retroactiva. La única posibilidad de que haya anuncios antes de las negociaciones sería un decreto presidencial, pero en la CTA apuestan a que se discuta una ley sobre el impuesto, algo que seguirán discutiendo.

Otro representante gremial que rechazó el plan 20/20 fue el secretario general de la Unión Docentes Argentinos (UDA), Sergio Romero, quien dijo que “no cierra por ningún lado”, aunque pidió esperar a que la propuesta se haga efectiva para emitir una opinión definitiva.

Romero, que también es secretario de Políticas Educativas de la CGT de Antonio Caló, explicó que la prioridad para los docentes es resolver el tema Ganancias. “No tiene sentido discutir los aumentos sin solucionar eso”, señaló, y auguró que es muy posible que la paritaria docente “no se cierre” si no hay un panorama claro.

“Lo único que conseguimos sin cambios en Ganancias es meter más trabajadores a pagar. Trabajamos para el impuesto”, sentenció. En ese sentido, -aunque insistió en no hablar de números- Romero recordó que el deterioro de los últimos dos períodos fue de entre un 40 y 50 por ciento.

En tanto, fuentes de la Asociación Bancaria dijeron que es malo aún hablar de porcentajes ya que no hay negociaciones cerradas y recién habrá un panorama concreto en marzo. Sin embargo, coincidieron en que será determinante lo que pase con Ganancias para definir “el número” de los aumentos.

En el mismo sentido se pronunció esta mañana Hugo Moyano, en diálogo con radio La Red. "Creemos que el piso debe ser el 25%. Es que si la inflación fue del 25%, eso tiene que ser el piso, porque si no, se pierde capacidad de compra", declaró.

Sobre Ganancias, el líder de la CGT recordó que "va para el tercer año que no se modifica, salvo para el medio aguinaldo pasado". "Una modificación del 20% es insuficiente. Se creen que un salario de 8.000 pesos es para tirar manteca al techo", se quejó y concluyó que aplicar descuento a esos salarios "es una injusticia tremenda".

Comentá la nota