Para no hacerle el juego al PRO

Para no hacerle el juego al PRO

Las centrales obreras volvieron a pedir que se apruebe el proyecto sancionado en el Senado. Recién ayer al mediodía, después de ocho días, el texto fue girado por Michetti a la Cámara baja. Diputados opositores exigieron que no se dilate más el debate.

Las cinco centrales obreras pegaron ayer el faltazo a la Cámara de Diputados, en rechazo a la estrategia del macrismo de dilatar el tratamiento de la ley de emergencia ocupacional e introducir modificaciones al proyecto para que vuelva a la Cámara de Senadores. “Cada día que pasa son más trabajadores en la calle, es una maniobra que está haciendo el bloque oficialista en su defensa del empresariado argentino y extranjero para que en definitiva despidan hasta que salga la ley. No hay que discutir más nada y votar la ley ya”, reclamó Pablo Micheli, de la CTA autónoma. Desde el PRO realizaron igualmente el plenario de las comisiones de Presupuesto y de Legislación del Trabajo, al que no asistió el Frente para la Victoria, en repudio a la actitud de la vicepresidenta Gabriela Michetti de retener el proyecto en el Senado hasta ayer al mediodía, cuando recién ingresó a la Cámara baja. Desde la oposición, sectores del Frente Renovador y del Bloque Justicialista le reclamaron al oficialismo que deje de postergar la aprobación de la ley.

Ni Hugo Moyano (CGT Azopardo) ni Antonio Caló (CGT Alsina), ni Luis Barrionuevo (CGT Azul y Blanca) ni Hugo Yasky (CTA de los trabajadores), ni Pablo Micheli (CTA Autónoma) aceptaron la invitación cursada por la alianza Cambiemos para volver a la Cámara de Diputados a plantear su posición sobre la situación de los miles de despedidos de los últimos meses. “Ya estuvimos en el Congreso y expresamos nuestra posición sobre la necesidad de una ley. La que se aprobó en el Senado recoge parte de los problemas y representa un avance. Vamos a optar por el camino de que ésta sea la ley que se apruebe”, explicó Yasky, quien consideró que haber asistido al Parlamento ayer hubiera significado “ser parte de una maniobra dilatoria.”

Caló, que ayer encabezó una movilización frente al Congreso en reclamo de un aumento para los trabajadores de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), aseguró que el sindicalismo “no está pidiendo ninguna locura” con la ley de emergencia ocupacional. “Yo no quiero que haya despidos, sean en las pymes o las grandes empresas”, señaló el dirigente. “No quisiéramos tener que sentarnos a discutir esta misma semana, o la que viene, qué día hacemos el paro nacional. Fuimos dos veces al Congreso, salimos por todos lados a decir lo que pensábamos”, advirtió Micheli, uno de los más duros.

Pese a las presiones y los reclamos de los diputados de distintas bancadas opositoras, recién ayer al mediodía la vicepresidenta envió el proyecto aprobado por el voto de 48 senadores a favor y sólo 16 en contra. Ocho días se demoró Michetti, cuando para el pago a los fondos buitre la iniciativa pasó en menos de 6 horas de una cámara a la otra. Ante la falta de argumentos del macrismo para justificar la demora, fuentes del FpV advirtieron que de esa manera no pudo realizarse la sesión especial que habían solicitado al presidente del cuerpo, Emilio Monzó.

“No sé a qué se debe la demora pero pudimos avanzar en un plenario de comisión de dos o tres horas”, sostuvo el macrista Pablo Tonelli. El jefe del bloque de PRO, Nicolás Massot, directamente negó que existiera la demora y criticó al kirchnerismo. “No vamos a rehuir al debate como se hacía en el pasado, no nos vamos a esconder. Nosotros queremos discutir, consensuar, para que tengamos un pacto de empleo de calidad”, dijo Massot, quien acusó a los opositores de armar una “jugada oportunista políticamente” y no ocuparse de “la cuestión de fondo”.

Más diplomático, el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri, sostuvo que el nivel de empleo “no ha mejorado, pero tampoco se ha prendido fuego”. “Lamento que las centrales sindicales no estén presentes. Podríamos haber trabajado en detalle la situación del empleo. Queremos analizar todas las propuestas para solucionar el problema de creación de empleo”, agregó Negri.

Los diputados del Frente Renovador, Facundo Moyano, y del Bloque Justicialista reclamaron el tratamiento “urgente” de la ley el miércoles próximo. “Diputados no puede dilatar in eternum una cuestión que afecta a cientos de hogares”, alertó Alberto Roberti, presidente de la Comisión de Legislación del Trabajo.

Desde las centrales obreras recordaron que los únicos que no asistieron al debate con los legisladores cuando ellos concurrieron al Congreso fueron los integrantes de la alianza Cambiemos. Tanto en el Senado como en Diputados los cinco líderes sindicales pidieron que se declare la emergencia laboral y denunciaron la situación crítica que viven los trabajadores.En aquel momento, incluso, los referentes de todas las bancadas de oposición consensuaron un dictamen unificado en las respectivas cámaras, al que ahora el massismo pretende incorporarle modificaciones.

Mientras distintos sectores llevan adelante negociaciones para introducir modificaciones (ver nota aparte), el tratamiento de la ley continuará la semana próxima con una nueva reunión a la que asistirán los representantes del sector empresario, en especial de las pymes (el martes) y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca (el miércoles).

Comentá la nota