Para Mengarelli la decisión de la docencia fue "sensata"

A partir de la semana que viene se normalizan las actividades en las escuelas públicas. La ministra de Educación dijo que es tiempo de “trabajar juntos” para garantizar el derecho a la educación.
“Ha sido una decisión sensata”. Así calificó la ministra de Educación, Letizia Mengarelli, a la aceptación por parte de los maestros de Amsafe del aumento salarial ofrecido por el gobierno. El resultado de la votación docente, que se traduce en el cese de los paros, se conoció anoche en la asamblea provincial del gremio.

“Hay un mensaje muy claro y contundente (de parte de la docencia) que tiene que ver con que todos queremos que los chicos estén en las escuelas, garantizando su derecho a la educación”, expresó la ministra esta mañana, antes de participar del acto por el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, en Casa de Gobierno.

“Hay que poder comprender cuál es la índole de las paritarias. Uno puede entenderlas como un campo de batalla o bien como una herramienta para llegar al mejor acuerdo posible en un momento determinado. Creo que esto último ha sido comprendido por la docencia”, añadió Mengarelli.

Destacó que “atravesado este conflicto, empezaremos a trabajar juntos para garantizar el derecho a la educación”, al tiempo que aseguró que “ya venimos de un proceso sostenido de mejora de la infraestructura escolar y de todo lo que hace a condiciones de trabajo docente”.

En el recuento de votos de Amsafe, 24.780 docentes (un 76 por ciento) se inclinaron por aceptar la oferta del gobierno. Hubo 7.095 por la negativa, 141 votos en blanco y 65 abstenciones. El total de sufragios en toda la provincia fue de 32.513.

A diferencia de la votación pasada, cuando el rechazo se impuso por apenas 900 votos, en esta oportunidad la aceptación ganó por una marcada diferencia de 17 mil sufragios. Sólo en tres departamentos (Rosario, Caseros y Belgrano) ganó el rechazo, mientras que en los otros 16 primó la decisión de aceptar.

De este modo, los maestros cobrarán un aumento del 18 % en marzo, otro 3 % en julio, 600 pesos por única vez para material didáctico, y otros 150 pesos para la compra de ropa de trabajo (guardapolvo). El gobierno también deberá cumplir con el compromiso de no descontar los días de huelga.

“Quedan sin efecto los paros y vamos a plantear la exigencia de que el gobierno cumpla con cada uno de los puntos del acta paritaria y se reabra la paritaria en julio para seguir discutiendo la reactualización salarial. Creo que la propuesta mejoró y contuvo muchos de los temas que formaban parte del malestar docente”, subrayó Sonia Alesso, secretaria general de Amsafe, al salir de la asamblea que cerró con aplausos y cantos.

Con el bolsillo y otros temas

Alesso reconoció que el cambio de posición de la docencia tuvo que ver, en parte, con la amenaza cierta de los descuentos. “Siempre se vota con el bolsillo, entre otras cosas. Nosotros somos trabajadores, no es una ofensa ni es nada malo. Pero también destaco la discusión de la reforma curricular, los concursos, la aplicación en su totalidad de la ley de educación técnica profesional, la reincorporación de las 7 compañeras despedidas de Rosario, la discusión de los problemas de infraestructura de las escuelas. Son todos temas extrasalariales que influyeron en la decisión”, aseguró la sindicalista, ante una consulta.

Planteó que de ahora en más el gobierno deberá cumplir todos los puntos del acta paritaria y constituir las comisiones de trabajo para resolver las cuestiones pendientes.

Las medidas de fuerza se cobraron 9 días de clase de las 19 jornadas hábiles que se cuentan desde la fecha de inicio del año escolar. Ahora, los docentes deberán realizar las actividades necesarias para “recuperar contenidos”, según obliga el acta paritaria, que además advierte sobre la posibilidad de rever el calendario escolar si hiciera falta.

Comentá la nota