Para SMATA y la UOM, las dos CGT no se reunificarán pronto

Para SMATA y la UOM, las dos CGT no se reunificarán pronto

Dos organizaciones cercanas al Gobierno. Líderes de ambos gremios industriales dicen que sólo después de las PASO de 2015 podrían “conversar”.

Si hay que guiarse por los recientes contactos y declaraciones de diferentes referentes gremiales sindicales, la unidad de la CGT está a la vuelta de la esquina. Lo cierto, sin embargo, es que la unificación sindical asoma más verde que un campo de golf. Es más: en la UOM y en SMATA, los dos más poderosos sindicatos industriales del país, coinciden en que recién después de las primarias abiertas de agosto de 2015 podrían iniciar con sus rivales sindicales “conversaciones”.

Pero esas negociaciones, incluso, podrían terminar en la nada misma. “Salvo cuando se enfrentó a Alfonsín, siempre hubo dos CGT. No debería ser motivo de alarma que sigan existiendo dos centrales sindicales”, advirtió Antonio Caló.

En la misma línea, Oscar Romero, dirigente de SMATA y diputado nacional por el Frente para la Victoria, desdramatizó: “Es algo histórico que haya dos CGT”.

En las últimas semanas hubo conversaciones entre el moyanismo y otros gremios de la CGT oficialista. Pero por su cercanía con la Casa Rosada, ni SMATA ni la UOM fueron invitadas a esos encuentros. “¿Qué unidad sindical podría haber sin los gremios industriales? Sería pura cáscara”, se burló un dirigente metalúrgico.

Ese sindicalista, un peso pesado que lidera una importante seccional de la UOM, interpretó que el que está buscando la unidad es Hugo Moyano porque “no le queda nada de poder sindical y nos necesita a nosotros”. El dirigente chicaneó: “Quedó demostrado que Moyano ya no puede ni convocar a un paro general. Lo único que le queda es ser dirigente de fútbol”.

Las diferencias de la UOM y SMATA con el líder camionero asoman hoy irreconciliables. “Nosotros estamos consustanciados con el modelo y reconocemos la conducción de la Presidenta, a quien acompañaremos hasta el último día de su mandato”, subrayó Oscar Romero. Un dato muestra la alineación del mecánico con el kirchnerismo: suena fuerte para acompañar de vice a Diego Bossio, titular de la ANSeS, en una fórmula para la gobernación bonaerense.

La apuesta de la UOM, SMATA y otros gremios de la Confederación de Gremios Industriales, más el grupo que lidera el taxista Omar Viviani, es que la Casa Rosada les recompensará su lealtad con lugares en las listas de candidatos a legisladores. “Ahora el movimiento obrero tiene muy pocos diputados”, se lamentó el jueves frente a Clarín Antonio Caló.

Aunque recién después de las elecciones presidenciales, un factor podría precipitar la reunificación de la CGT: que el electo sea un no peronista. “Ahí sí vamos a terminar todos juntos como en la época de Alfonsín”, predijeron

Comentá la nota