Paran hoy todas las líneas del subte

Paran hoy todas las líneas del subte
Con aval macrista, Metrovías cerró un acuerdo con la UTA, que excluyó a la AGTSyP de la negociación salarial. Frente a esa situación, el gremio que representa a 5000 trabajadores dispuso interrumpir tareas por tres horas a partir de hoy.

Claudio Mardones

Las seis líneas del subte y el Premetro volverán a parar hoy por tres horas, luego del fracaso de la negociación paritaria de la actividad, que ayer concluyó en la Subsecretaría de Trabajo porteña, sin la presencia de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), que denunció la complicidad entre la concesionaria del Grupo Roggio, la Unión Tranviarios Argentinos (UTA) y la gestión PRO, que ayer terminó su primera intervención en una paritaria durante los últimos cinco años.

Ayer estaba prevista la sexta audiencia entre Metrovías y los dos gremios que representan a los 4950 trabajadores del servicio de subte más viejo del continente. Sin embargo, la negociación fue cerrada sólo con Roberto Fernandez y Oscar Mata, secretario general y de asuntos gremiales de la UTA, el sindicato integrante de la Confederación General del Trabajo que sólo reúne al 10% de los casi 5000 trabajadores. Aunque todo el proceso del expediente porteño 1615.648/2012 fue impulsado por los metrodelegados, el cierre de la negociación sólo incluyó a la UTA, que ayer acordó "2500 pesos a pagar en tres veces para los peones, y los de categoría mayor, como los conductores, tendrán 4500 pesos a cobrar también en tres veces, que será en enero, febrero y marzo, no remunerativo".

Tiempo Argentino accedió al acta final de la audiencia, y según el documento (que lleva la firma de todos los involucrados en la paritaria sin ninguno de los Metrodelegados), las partes acordaron "expresamente que con la suma no remunerativa pactada a todos sus efectos, las partes consideran concluida en forma total y definitiva la discusión de las condiciones económicas del personal comprendido en el Convenio Colectivo de Trabajo 984/99 E, por el período comprendido entre el 1 de marzo y el 30 de noviembre de este año, no quedando ninguna cuestión pendiente de tratamiento de este punto". El párrafo del acta no es menor, ya que da por terminado el proceso paritario que empezó este año dentro del Ministerio de Trabajo de la Nación, y que continuó en la subsecretaría laboral porteña, luego del paro de diez días que cumplieron los metrodelegados entre el 1 y el 10 de agosto de este año. De hecho el acta, en su comienzo, resume que reanuda el "compromiso asumido en el acta de fecha 10 de agosto", es decir, durante la finalización del paro más largo de la historia del metro porteño que se destrabó por una decisión provisoria de la jueza Patricia López Vergara. La titular del sexto juzgado, le había ordenado al gobierno porteño que se hiciera cargo de sus potestades de policía del trabajo y que abriera las puertas de la subsecretaría conducida por Ezequiel Sabor, para destrabar la negociación salarial que había comenzado en marzo.

Tras la resolución judicial del 9 de agosto, Sabor dictó la conciliación obligatoria pocas horas después, para que la AGTSyP levantara la medida. Sin embargo ayer, el mismo funcionario sostuvo que los metrodelegados "no representan a los trabajadores" en la paritaria, y aseguró que "la paritaria es con la UTA, con quien se negoció y hoy se cerró un acuerdo". Fuentes del gobierno porteño confiaron que Sabor salió a dar explicaciones por expresas instrucciones del jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta, que ahora tiene bajo su control la marcha de la paritaria y también el diseño y la negociación de la ley que presentó el macrismo para hacerse cargo del subte. La norma, entre otras cosas, traslada los futuros aumentos paritarios a la tarifa del metro, un recurso inédito en las negociaciones salariales que difícilmente prospere dentro de la Legislatura, pero que le permite al macrismo posicionar a los metrodelegados como sus principales antagonistas durante este proceso.

Entre sus puntos más espinosos, la paritaria sin los metrodelegados, incluye "un aporte solidario obligatorio equivalente al 1% de la remuneración" para la UTA y un descuento para todos los trabajadores de los días del paro. Según Roberto Pianelli, ese punto le permitirá al gremio conducido por Fernández recibir más de 2,5 millones de pesos mensuales de los salarios de los 4950 trabajadores, que serán deducidos por Metrovías. Frente a ese escenario, los Metrodelegados, reclamarán a partir de hoy que ese acuerdo quede sin efecto y paralizarán el servicio "en la Línea B, entre las 5 y las 8; en Línea H, entre las 8 y las 11; en Línea A, entre las 11 y las 14; en la D, entre las 14 y las 17; en la E, entre las 17 y las 20; y finalmente en la C, entre las 20 y las 23". «

Comentá la nota