CTA Paraná define al 2013 como “un año de ajuste”

Las conducciones provinciales de CTA, ATE Agmer no hacen paro este martes, pero varias seccionales y otras organizaciones sí se suman. Definen el 2013 como “un año de ajuste” y a la no adhesión como “una cuestión de los dirigentes".
El paro nacional convocado por la Central de trabajadores argentinos (CTA) y la Confederación general de Trabajo (CGT), divide aguas entre la dirigencia sindical argentina y también de la provincia. En Entre Ríos, Agmer central y CTA no adhieren a la medida, alineados con el sector que encabeza Hugo Yasky, en tanto que ATE se pliega al paro porque lo convoca la conducción nacional del sindicato pero no llama a sus afiliados a movilizarse. Sin embargo, distintas seccionales de la central, de sus gremios y otras entidades, convocan al paro y a movilizaciones en distintos puntos de la provincia.

En ese marco, el secretario general de la CTA Paraná, Ricardo Sánchez, dialogó con INFORME DIGITAL sobre los motivos de la medida y los debates que surgen torno a la misma: “vemos que los trabajadores adhieren cada vez más”, aseguró y señaló que “ante la situación planteada en cuanto al ajuste que están sufriendo no les ha quedado otro recurso que ir al paro”.

“Un año de ajuste”

“Sabíamos que este año iba a ser un año de ajuste”, dijo el gremialista y resaltó: “no nos equivocamos lamentablemente. La situación planteada referente a los sueldo, al poder adquisitivo que van perdiendo los trabajadores, al impuesto a las ganancias sobre los salarios, han determinado que en este plan de lucha cada vez vayan convergiendo más trabajadores, más organizaciones sindicales y del campo popular”.

En cuanto a los principales puntos de la convocatoria, destacó el reclamo por el 82 por ciento móvil para los jubilados, el impuesto a las ganancias (“nos parece una barbaridad que contribuyan al tesoro nacional los trabajadores y no las grandes empresas”) y las asignaciones familiares “que tienen una asimetría muy importante”. Además, también mencionó el pedido de que “las cooperativas de trabajo y los planes Argentina Trabaja realmente tengan un salario digno, un aumento de emergencia de 4.000 pesos para compensar esto del impuesto a las ganancias y discutir un salario mínimo, vital y móvil de acuerdo a la realidad que nosotros lo hemos fijado en 5.000 pesos”.

Parar o no parar

Sánchez también dio su visión sobre las posiciones encontradas con las organizaciones gremiales conducidas por sectores más afines a los gobiernos nacional y provincial (CTA y Agmer Entre Ríos no adhieren y ATE adhiere al paro nacional de ATE pero sin movilización): “en realidad son posicionamientos de los dirigentes. Nosotros lo que sondeamos y lo que vemos son las necesidades de los trabajadores. En el caso de los docentes del departamento Paraná, han votado mayoritariamente la adhesión a esta medida y eso es lo que expresamos como mandato; los trabajadores del Estado lo mismo. Acá hay cuestiones de dirigentes que están apostando a otra cosa o a hacer un seguidismo del gobierno nacional. El tiempo verá quién tenía la razón en esto”.

Comentá la nota