Paraná Metal: por el conflicto prevén otro caos vehicular en toda la región

Piquete en una tarde de sol y en familia. Los padres con sus hijos y sobrinos jugando a la pelota en la autopista esperando un mañana mejor.
Por primera vez desde el jueves pasado, cuando comenzó el bloqueo de la autopista a Buenos Aires, el clima le hizo un guiño a los trabajadores de Paraná Metal y la ruta se convirtió ayer en un paseo multitudinario de familias que acudieron a expresar su solidaridad con la lucha obrera.

   Este masivo apoyo sirvió para retemplar el espíritu de los trabajadores, los que hoy deberán atravesar una nueva instancia de negociación con los empresarios en el ámbito del Ministerio de Trabajo nacional, en discusiones contrarreloj para poder arribar a alguna solución que contemple la situación de ambas partes.

   Luego de 3 días de lluvia, viento y frío, ayer fue el tiempo de las esposas y los chicos en el piquete instalado en plena autopista. Familias enteras dispuestas a pasar una tarde solidaria de sol, con chicos patinando, jugando a la pelota o dándole al redoblante para llamar la atención de los automovilistas marcaron la impronta del día.

   “Tenemos amigos que trabajan en Paraná Metal, hoy, en vez de ir de picnic al puerto, nos vinimos aquí con los chicos. La verdad es que estamos pasando una tarde emocionante junto a nuestros amigos en desgracia”, contó María del Carmen, mientras vigilaba de reojo a Valentín y Lucas, que jugaban un picadito en el carril a Rosario.

   Un poco más allá, en una improvisada carpa, un grupo apuraba la fritura de un pescado, un tardío almuerzo. “Soy municipal, pero estoy de vacaciones, así que desde el jueves estoy casi siempre en el piquete, con mis amigos de Paraná Metal”, contó Cuca Sisa.

   A la sombra del puente, casi abstraídos del mundo, un par de operarios se trenzaban en una interminable partida de ajedrez, tan concentrados que hasta el cronista tuvo lástima de interrumpir para preguntar sus vivencias.

   “Con todas las pilas puestas”, el secretario de Organización de la Unión Obrera Metalúrgica, Leandro Del Greco, se multiplicaba para hablar con sus compañeros, mientras dejaba en claro sus expectativas para las reuniones de esta tarde.

   “Tratamos de llevar las expectativas por el suelo, porque cuando llegamos a Buenos Aires siempre nos encontramos con algo nuevo. Vamos pensando en que la empresa tendrá que ceder algo, como ya hemos cedido los trabajadores cada vez que nos reunimos”, señaló el gremialista.

Temas. “El mandato que llevaremos gira en tres aspectos: la cuestión salarial, los 900 trabajadores adentro con la planta funcionando y, desde allí, discutir luego los retiros voluntarios o lo que fuere y las condiciones laborales”, explicó Del Greco.

   Para Alberto Churichi, de la comisión interna de Paraná Metal, el problema principal es que “no sobra gente, falta trabajo, y la de conseguir producción es responsabilidad de estos empresarios que hoy agarraron la valijita, se fueron y nos dejaron a todos tirados en la calle”.

   “Después de ver la historia de todos los conflictos, y más allá de que los acuerdos que se hagan en el Ministerio de Trabajo, vemos que las conquistas obreras se ganan en la calle, y por eso estamos tranquilos y más hoy, después de ver este apoyo masivo de toda la ciudad”, sostuvo.

Comentá la nota