Paraná: protesta de un grupo de municipales y dura respuesta de la Comuna

Paraná: protesta de un grupo de municipales y dura respuesta de la Comuna
Trabajadores de Conservación Vial se movilizaron este martes. Reclaman por la cesantía de un delegado. Desde el Municipio afirmaron que no permitirán "extorsiones de sujetos que no cumplen con sus responsabilidades".
La tensión entre un sector de los trabajadores municipales de la capital entrerriana y las autoridades de la Comuna, ha sido una constante desde la asunción de la gestión de Blanca Osuna. En esta ocasión, se dio un nuevo capítulo tras el despido del delegado de la Dirección de Conservación Vial del municipio de Paraná, Alejandro Aquino, a raíz de lo que se generó una movilización de trabajadores del área frente a la Secretaría de Infraestructura a cargo de Guillermo Federik.

En ese sentido, Aquino comentó que la cesantía es causa de las peticiones que venían realizando ya hace un tiempo junto a sus compañeros por “las deudas que estos percibieron en los módulos trabajados y adicionales”. Asimismo, expresó que “estamos acá presentes para hablar con Federik para que revierta la situación”.

Asimismo, el ex municipal aseguró que este lunes se “encontró con esta sorpresa. Me sacan el Decreto 3540 iniciándome un sumario, pidiéndome la cesantía”. Y agregó que “no se levantará la medida hasta que no se de marcha atrás con esto. Me parece que es un atropello y algo injusto”.

La respuesta de las autoridades municipales

Al respecto, el Subsecretario de Infraestructura de la ciudad, Abelardo Llosa afirmó que la medida que realizan trabajadores de Conservación Vial “es infundada y atenta contra los ciudadanos de Paraná, ya que muchos de los que sostienen las acciones no cumplen su trabajo con la calidad y el compromiso necesarios para tener una ciudad mejor”.

Además, aclaró que de los aproximadamente 270 empleados que tiene el área sólo una parte tiene compromiso con la preservación de su fuente laboral y con la ciudadanía que paga los sueldos a través de los impuestos. Sobre ello, el funcionario señaló que “paradójicamente, este grupo es constantemente amenazado por algunos pseudo dirigentes sindicales que buscan paralizar la repartición en un contexto de emergencia vial y a sabiendas que esta cuestión es un problema muy sensible para los paranaenses”.

En tanto, Llosa explicó que “los derechos laborales también implican obligaciones y el Gobierno Municipal está de acuerdo con los reclamos justos, pero no permitirá extorsiones de sujetos que no cumplen con sus responsabilidades, que buscan privilegios y que están movilizados por intereses políticos en detrimento de la gestión, sin pensar en los ciudadanos paranaenses que hacen un esfuerzo diario para pagar sus impuestos y así pagarles el sueldo y los insumos de trabajo”.

De igual modo, en declaraciones enviadas a INFORME DIGITAL, relató que el problema comenzó hace dos semanas, por reclamos de algunos obreros en relación a la liquidación de horas extras y adicionales, pero aclaró que esa demanda “se chequeó con las áreas de Hacienda y Liquidación de Haberes del Municipio y se verificó que todos los adicionales que se habían informado desde la Dirección habían sido efectivamente abonados, por lo que no hay deudas con el personal”.

También, el funcionario arguyó que se han mantenido reuniones con el personal y “se les pidió una señal, un gesto de buena voluntad para que haya resultados positivos en la recuperación de la trama vial, ya que se les explicó que el Municipio invierte mensualmente en sueldos y adicionales una suma importante de dinero”. Y añadió que la Planta Asfáltica Municipal “produce diariamente toneladas de asfalto para las calles de nuestra ciudad, aunque no tenemos un resultado acorde. Más allá de la voluntad de diálogo, no hay respuestas concretas por parte de un sector que obstaculiza la atención de las demandas de los vecinos por el estado de las calles”.

Por último, Llosa reconoció que “no es todo el personal de la repartición el que resiente el trabajo, sino que es un grupo, que desvaloriza el esfuerzo que los paranaenses hacen para pagarles el sueldo y comprarles los insumos necesarios para que puedan desarrollar sus tareas y contar así con una fuente de trabajo estable en el municipio”. Y sentenció que “los actos de violencia hacia los compañeros de trabajo así como los daños al patrimonio municipal son inaceptables”.

Comentá la nota