El parate del puerto genera consecuencias en la economía local

El parate del puerto genera consecuencias en la economía local
Con los buques de altura retenidos en muelle y una escasa actividad de la flota costera, durante este mes apenas llegaron a la estación marítima local unas 5.573 toneladas, según datos oficiales provisorios. La cifra representa una caída del 80 por ciento en relación al mismo mes del año pasado. La baja resiente el circuito productivo y acentúa la crisis, además de generar un clima social conflictivo.
La materia prima es un bien escaso en Mar del Plata, el principal puerto pesquero del país, como consecuencia directa del paro que lleva adelante el Simape desde el pasado 10 de mayo.

Durante mayo apenas llegaron a la estación marítima local unas 5.573 toneladas. La cifra representa una caída interanual del 80,7 por ciento, que se suma al menor nivel de actividad registrado en abril por la medida de fuerza de los estibadores (Supa).

Sumando la sucesión de conflictos y suponiendo condiciones de captura regulares, se estima que al circuito productivo ingresaron unas 34 mil toneladas menos en el último bimestre.

El dato explica al menos parte de las tensiones sociales que están cruzando al sector, con trabajadores que perciben lo mínimo para subsistir, o nada, y empresas que ven acentuar la crisis que ya arrastraban.

“Esto no le sirve a nadie”, es el análisis primario que surge de las pesqueras con procesamiento en tierra. Como ejemplo, marcan que algunas deben pagar un garantizado de 2.300 pesos por obrero.

“Para el trabajador es poco y para la empresa se transforma en un volumen importante de dinero. Son cuestiones que hay que atender”, reveló una fuente consultada por Pescare.com.ar.

En este sentido, la inactividad de las embarcaciones de mayor porte subraya la pérdida del capital de trabajo y trae aparejado un corte en la cadena de pagos, ya visible en la industria.

“Tenemos situaciones históricas de firmas que tardaron muchos años para recuperarse y otras que ni siquiera pudieron hacerlo”, recordaba el presidente de Cepa, Oscar Fortunato, días atrás.

Por estas horas, el poco movimiento en los muelles lo aportan algunos buques costeros, que en la última semana volvieron a operar, y otros pocos poteros, los cuales nada tienen que ver con el conflicto. Poco para la capacidad instalada en la ciudad.

Coment� la nota