“Fue un parazo y ahora esperamos en paz”

“Fue un parazo y ahora esperamos en paz”
La Intersindical de gremios estatales evaluó positivamente el paro y movilización del último jueves, y anunció su presencia “en paz, mansos y tranquilos”, en el encuentro conciliatorio del próximo martes, al que convocó la Subsecretaría de Trabajo.

De todos modos, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Judiciales, Ceferino Riela, no ahorró críticas al gobernador y advirtió que el gremio que conduce ya planea el inicio de acciones legales para que se blanqueen las sumas que se pagan en negro.

Riela dijo que “ya al gobernador lo vengo escuchando desde que estoy en el sindicato y desde que era trabajador raso. Nos tiene acostumbrados a eso y creo que ya a los trabajadores nos tiene harto cansados”.

Así se refirió a la queja del jefe del Ejecutivo respecto de la medida de fuerza aun después de que se convocara a reunión de conciliación. El secretario general de los Judiciales aseveró que Jorge “repite siempre lo mismo, se equivoca, creo que desconoce la ley y con todo el equipo técnico que tienen en el Ejecutivo tendrían que asesorarlo mejor: la ley de Paritarias es clara cuando dice que si no se llega a un acuerdo en la mesa y se anuncian medidas de fuerza, una vez notificadas tienen cinco días para llamar a conciliación obligatoria. Unilateralmente suspendieron una mesa cuando las medidas de fuerza son posteriores, y no por los temas que se iban a tratar”.

Insistió en que “la Subsecretaría se equivoca, no llama a audiencia de conciliación y cuando vieron que el paro iba a ser de alto acatamiento, en la desesperación llamaron a la conciliación para el 15. Faltaban doce horas para un paro que era como una flecha lanzada: una vez que se lanzó no puede volver atrás”.

Dejó en claro que “nos sentaremos en la mesa de conciliación para ver si hay una oferta superadora, aunque veo que hay una tozudez del gobernador. El Gobierno va a decir lo de ellos y nosotros haremos escuchar nuestra campana y veremos cómo se define”.

Riela recordó que, con la idea de llegar a un acuerdo, “hemos levantado las medidas sorpresivas y muy fuertes, esto habla bien de la Intersindical. El martes tiene que haber una oferta superadora”, aseveró.

Anuncia un juicio

Respecto de otras cuestiones a discutir para el segundo semestre, Riela recordó que la Corte Suprema “ha dicho hasta el hartazgo que las sumas en negro no pueden estar en los salarios, que son de carácter alimentario y las sumas en negro no retribuyen jubilación ni obras sociales”.

Advirtió que “estamos armando cartas documento para que se blanqueen esas sumas. Y al Gobierno le va a salir más caro todo esto, las costas de un juicio, los honorarios. Ningún juez inferior va a desoír lo que ya dijo la Corte. Entonces, ¿por qué no lo discutimos en paritarias para ver qué porcentaje vamos pasando?”.

Además, el gremialista se quejó de que “la Provincia viene negando que hay crisis. Reconozcámosla: estamos en una grave crisis social, con reclamos por doquier en la provincia. Cuando hay un grave riesgo social o crisis, y estamos hablando del salario, de la gente que se inunda, de que no se puede andar en las calles de la ciudad... entonces saquemos las reservas. Usemos esos fondos anticíclicos, que no nos dicen cuánto es”, reprochó.

Frente al planteo oficialista de que el paro no se sintió, Riela contrapuso: “Es querer tapar el sol con la mano. Fue un parazo, realmente. En el Poder Judicial tuvimos el acatamiento de oficinas que históricamente no lo hacían, hubo seccionales de UTELPa que decidieron el paro docente”.

En Casa de Gobierno, donde la medida de fuerza no fue tan notable, “hubo oficinas completas, como Rentas o Estadísticas y Censos, que pararon. Hubo oficinas en que no asistieron y fueron a la marcha. Es una discusión interna: el gobierno dirá que no se sintió y nosotros que fue un parazo. Con una mano en el corazón, fue un paro mayúsculo”, aseveró Riela.

También admitió que “había gente que no compartía lo de los dirigentes nacionales, y con lo de la conciliación también iba para atrás”. Trató de explicar la “coincidencia” de la fecha de los paros: “Veníamos apretados por las bases, que nos pedían paro. Tuvimos que notificar con cinco días de antelación para que se cubrieran los servicios esenciales. Coincidieron los días. No podemos alejarnos de los trabajadores porque haya algunos dirigentes desprestigiados”, afirmó en referencia a los dirigentes que motorizaron la protesta contra el Gobierno Nacional.

Finalmente, Riela apuntó: “Seguimos en paz, mansos y tranquilos, hasta el martes. Hago votos para llegar a un entendimiento”.

Comentá la nota