Paréntesis para el conflicto con los taxistas y remiseros

Paréntesis para el conflicto con los taxistas y remiseros
Un sindicato exige a la Provincia la entrega de 200 nuevas licencias. El Gobierno anticipó que no accederá al reclamo. Funcionarios y conductores volverán a reunirse la próxima semana para analizar otros puntos planteados.
No está cerrado el conflicto provocado por los conductores de taxis y remises que, durante un día redondo, mantuvieron cercada buena parte del macrocentro salteño con un corte en la avenida San Martín, entre Córdoba e Islas Malvinas. Aceptaron ayer correr sus vehículos para dialogar con las autoridades provinciales y municipales sobre las 200 licencias nuevas que exigen, pero no descartaron nuevas acciones si la negociación no tiene según ellos buenos resultados.

El paréntesis se abrió luego de que el Gobierno de la Provincia, a través de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT), denunciara penalmente a los choferes que generaron un verdadero caos en la ciudad durante 24 horas corridas: los colectivos tuvieron que cambiar sus rutas e improvisar paradas, cientos de personas llegaron tarde a sus trabajos, varios chicos se perdieron, los conductores tuvieron que ensayar caminos alternativos y bajaron las ventas de los comercios ubicados en esas ocho cuadras.

El Sindicato de Conductores de Taxímetros y Afines (Sicotasa) exige al Ejecutivo la entrega de nuevas licencias y el cambio de permisos ya concedidos de remises a taxis. El secretario de Servicios Públicos provincial, José Ramírez, dijo a El Tribuno que el primer punto no se negociará porque está firme la política estatal de vacancias y sorteos para el sector, “a pesar de este y cualquier otro reclamo o presión”. Al otro pedido lo calificó de “entendible” y lo puso en agenda.

El funcionario volverá a recibir la próxima semana a los directivos de Sicotasa. Ernesto Alvarado, secretario general de esa agrupación, aclaró que aceptaron el impase porque les interesa la propuesta de dialogar sobre la metodología de entrega de licencias. “Hay varias ideas, vamos a trabajar con las autoridades y ponerlo a consideración de nuestros afiliados”, indicó el dirigente.

A la protesta le llovieron críticas desde todos los sectores, desde el mismo momento en que los vehículos se detuvieron en el centro capitalino la mañana del miércoles. El grupo no tuvo en cuenta la alteración social y desafiantes mantuvieron cortada la avenida durante toda la noche y media mañana de ayer. Alvarado explicó a este diario que la decisión fue tomada por los conductores y que él se limitó a aceptar la voluntad de la amplia mayoría. “Creo que en la historia de Salta nunca, ningún sector, protagonizó una protesta como la nuestra. Perdimos la noción de lo que provocamos, de la dimensión de lo que pasó”, se defendió el directivo.

No sólo la gente condenó a los conductores, también lo hicieron otras agrupaciones quienes no perdieron tiempo para tomar distancia y aclarar que Sicotasa no los representa. La Federación Nacional de Conductores de Taxis, la Agrupación Martín Miguel de Gemes y la Asociación de Taximetristas de Salta son algunas de las que levantaron la voz.

Sorteos y vacancias

Lo único que Ramírez concedió es la posibilidad de realizar dos sorteos de licencias por año (actualmente se hace una) y agilizar ese proceso.

Para la titular de la AMT, Adriana Pérez, la cantidad de licencias es “un tema menor. Lo que aquí importa -dijo- es mejorar la calidad del servicio y la calidad de vida de los trabajadores”.

La funcionaria indicó que el proceso para regular el sistema se puso en funcionamiento hace tres años y que está en marcha un estudio de situación del sistema, a través de una encuesta de movilidad.

Piden que no se den más licencias

La Federación Nacional de Conductores de Taxis y la Agrupación Martín Miguel de Gemes coincidieron en repudiar al Sindicato de Conductores de Taxímetros y Afines de Salta (Sicotasa) por las 200 licencias que exige al Gobierno provincial y por los problemas que ese grupo provocó durante un día en el macrocentro capitalino. Ayer, a la hora de la siesta, y después de poco más de 24 horas, liberaron la avenida San Martín.

Alfredo Carrizo, presidente de la Federación, directamente dijo que “no permitiremos que la AMT entregue una sola licencia a ese grupo, entre los que no hay taxistas sino autos truchos”. Carlos Vilá, Gustavo Issa y Héctor Cisneros, dirigentes de los peones, también esperan que ese organismo provincial se mantenga firme y no otorgue nuevas licencias, no al menos hasta que finalice un reempadronamiento que está en marcha y que estaría listo a fines del mes próximo.

Carrizo dijo a El Tribuno que la institución a la que representa es la única autorizada para hacer algún planteo al Ejecutivo, porque el resto no cuenta con los permisos gremiales correspondientes.

“Defendemos los derechos de los trabajadores y el ordenamiento del sistema. Pedimos un proceso que limpie el mercado y otorgue a los peones de taxis los beneficios que les corresponden (aportes jubilatorios, ART, vacaciones) y que marca la ley”, indicaron los representantes de ese sector.

En la ciudad se otorgaron 1.600 licencias de taxis y los dirigentes calculan que en la mayoría de los casos hay un conductor contratado por vehículo. “De ese total ninguno está en blanco”, denunciaron. Y pidieron beneficios para los choferes si es que se decide la entrega de nuevas licencias.

Castells pidió viviendas y trabajo

Estos dos últimos días la ciudad de Salta estuvo sitiada por manifestaciones. Ayer, además de taxistas y remiseros, las calles fueron tomadas por Raúl Castells y un grupo de sus seguidores.

El líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados encabezó una marcha de unas cincuenta personas de Tartagal, Orán, Pichanal y General Mosconi. Reclamaron viviendas, trabajo y el reconocimiento de la universidad popular que dirige Castells.

Esos temas fueron planteados por el dirigente a funcionarios del Ministerio de Trabajo de la Provincia, pero no trascendieron detalles de la reunión. Lo que Castells sí dijo es que el Gobierno salteño “es cómplice de la desaparición de los fondos de las 140 viviendas que se iban a construir en Mosconi, a través de la Fundación de Madres de Plaza de Mayo.

Comentá la nota