Por la paritaria pendiente, Luz y Fuerza decide hoy un paro

Por la paritaria pendiente, Luz y Fuerza decide hoy un paro
A la espera de suba de tarifa, Edemsa ofreció 5% de ajuste salarial sobre 10% de anticipo en enero, contra el pedido inicial de 35% para casi 500 trabajadores que están en alerta.
En Mendoza, el sector eléctrico emplea a 1.600 trabajadores entre generación, distribución y transporte, el grueso de los cuales se concentra en la prestación del servicio domiciliario.

Son los que esperan una resolución de la paritaria salarial 2014 y podrían parar desde los primeros días de mayo, si hoy Edemsa no ofrece al menos un 15% para acercarse a la pretensión del sindicato de Luz y Fuerza del 35% de aumento, brecha que ya puso al personal en estado de alerta y con quita de colaboración a la espera de una audiencia de conciliación entre las partes.

Sucede que las empresas eléctricas habían concedido en enero un 10 por ciento de anticipo a cuenta del acuerdo. No obstante, según esgrimen desde el Sindicato, a la hora de acercar posiciones, en abril sólo recibieron una oferta del 5%, suficiente disparador del resorte del trabajo a reglamento, asambleas y quita de colaboración (sin horas extra) que podría endurecerse y dar paso a un paro de actividades si fracasa la negociación ante la Subsecretaría de Trabajo.

Por ahora, Luz y Fuerza se "planta" en un piso no inferior al 12% para evitar la huelga. Según el secretario general, Walter Battistini. "El 10% ya se licuó en tres meses con la inflación".

Si las empresas no tienen tarifa y dicen que así tampoco tienen recursos, es problema de las empresas", expresó el gremialista quien agregó que "el terreno no nos compete porque terminamos siendo la mortadela del sandwich y acá hay tres patas: la Provincia, concedente del servicio; el Concesionario y el Sindicato, que defiende los derechos de los trabajadores".

Una paritaria semestral

Otra cuestión a resolver son los plazos de vigencia de un eventual acuerdo. Sucede que Luz y Fuerza pretende revisarlo a partir de julio, en virtud de la marcha de la economía y la siempre temida variable de inflación.

"Teniendo en cuenta que en 2013 la paritaria se cerró en 27% en cuatro cuotas, ahora no se puede aceptar mucho menos para asegurar "paz social" y volver a hablar a mitad de año", se explayó Battistini.

Desde la principal distribuidora eléctrica de Mendoza contraponen como argumento su situación financiera, sobre todo por deudas con el mercado mayorista: le debe casi $ 500 millones con intereses a Cammesa, que presiona por un acuerdo de pago.

Pero la amenaza gremial de ir al paro le sirve en cierto modo como punta de lanza para trasladar esa presión al Ejecutivo, en busca de actualizar tarifas lo suficiente como para oxigenar sus arcas.

De hecho, desde el Gobierno habían admitido previamente que el ajuste salarial es el único causal para una excepción al congelamiento tarifario que, acuerdo con la Nación mediante, ya aseguró a las empresas concesionarias $ 200 millones para invertir en obras de infraestructura.

El impacto en las facturas, de concretarse, sería del orden del 9 por ciento.

Sin embargo, ayer ni desde el Ejecutivo ni desde Edemsa se pronunciaron al respecto. La empresa emitió un comunicado a sus 690 empleados (480 de ellos sindicalizados) y, aunque había prometido difundirlo públicamente al finalizar el día, finalmente no se pudo conocer el detalle del mismo.

Sin una propuesta acorde, la modalidad para el cese de actividades prevé restringir la prestación del servicio sólo a guardias mínimas, algo que podría complicar el suministro eléctrico frente a un pronóstico extendido que contempla algunas contingencias climáticas.

En todo caso, el round con Edemsa será clave, toda vez que para bien o para mal la resolución marcará el camino al resto de los concesionarios -más chicos y con menos empleados-.

Hace dos semanas, el gobernador Francisco Pérez puso la firma al congelamiento de tarifas a cambio de dinero nacional para las ansiadas obras de infraestructura del sector.

Comentá la nota