Paritarias 2014: ahora el gobierno amenaza con la conciliación obligatoria

Paritarias 2014: ahora el gobierno amenaza con la conciliación obligatoria
Así lo reconoció el Ministerio de Trabajo nacional. Lo mismo podría ocurrir en la Provincia. El comienzo de las clases corre serio riesgo. Incertidumbre extrema por las negociaciones paritarias con docentes y estatales que deberían realizarse hoy
Una de las trampas de las negociaciones paritarias es que el gobierno, con el Ministerio de Trabajo, es tanto juez como parte. Por ello, intentando aprovechar esa ventaja, ayer se conoció que estaría prácticamente decidida la aplicación de la denominada “conciliación obligatoria” para evitar las medidas de fuerza.

Después de llegar a un cuarto intermedio la semana pasada y luego de las fuertes críticas de la presidenta Cristina Kirchner, quien pidió "levantar" huelgas que retrasen el inicio de las clases, el Gobierno nacional y los docentes hoy debería retomar las negociaciones paritarias. Lo mismo debería ocurrir en la Provincia, cuyas negociaciones con docentes y estatales parecen estar atadas a lo que suceda a nivel nacional. De hecho, la paritaria con los estatales en la Provincia ni siquiera tiene horario.

El Gobierno K se reunirá junto a los cinco sindicatos docentes con alcance en todo el país para intentar arribar a un acuerdo en torno al piso mínimo salarial que deben ganar los maestros, tras el rechazo a la propuesta de aumento de 22% sobre el salario inicial y el pago de sumas por presentismo. En la mesa de negociación, que comenzará a las 10 en el Palacio Sarmiento de Capital Federal, estará el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, los ministros de Educación y Trabajo, Alberto Sileoni y Carlos Tomada, y las federaciones CTERA, UDA, AMET, SADOP y CEA.

Desde el ministerio de Trabajo de la Nación señalaron que el gabinete "tiene redactada la conciliación obligatoria", que analiza poner en marcha para impedir que se repita la situación de años anteriores, tras dos cierres de paritarias por decreto y un paro nacional. Esto implica que el conflicto debe retrotraerse a fojas cero y sentarse a negociar durante un determinado lapso de tiempo. En esa dirección, en caso de haber huelga en ese período, podría aplicarse sanciones a los gremios y descuentos a los trabajadores que hagan paro.

Las gremios docentes de la paritaria nacional rechazaron el jueves pasado una propuesta de incremento de 22 por ciento en tres tramos, para ubicar el sueldo inicial de un maestro de grado de 3416 a 4167 pesos en noviembre, y un plus por presentismo de 2000 pesos en dos pagos.

Lo mismo ocurrió en la Provincia, tanto con los gremios docentes y estatales, que rechazaron un aumento en cuota del 25,1% y han definido medidas de fuerza que implicarían el no comienzo de las clases.

“La posibilidad de que arranque el ciclo lectivo son ínfimas”, declaró ayer la titular de la Federación de Educadores bonaerenses, Mirta Petrocini. Desde el Frente Gremial Docente, que conforman FEB, Suteba, Sadop y otros sindicatos, anunciaron medidas de fuerza por 72 horas.

En tanto, desde la Federación de Gremios Estatales y Particulares de la Provincia (Fegeppba), anunciaron una medida de fuerza de 24 horas, que se concretará mañana si no aparece una propuesta salarial superadora. En el caso del Soeme, que es uno de los gremios mayoritarios de la Fegeppba, la medida de fuerza será por 48 horas, a lo que se le sumaría luego una retención de tareas por tiempo indeterminado. “El viernes, si no hay respuestas, decidiremos como continuará el plan de lucha”, le dijo a Hoy Susana Mariño, dirigente del Soeme. Todo indica que el conflicto salarial tendrá nuevos capítulos.

Comentá la nota