Paritarias docentes: gremios rechazaron la nueva oferta

Los cinco sindicatos que participan de las negociaciones salariales –que pretendía ser definitiva- de ayer volvieron a rechazar la propuesta de un sueldo inicial de 2.800 pesos para el maestro de grado que reiteró el Ministerio de Educación. El secretario de UDA, Sergio Romero, habló con Radio Uno y no descartó un paro.
En el encuentro, la parte gremial incluyó a representantes de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), la Asociación del Magisterio de la Enseñanza Técnica (Amet), la Confederación de Educadores Argentinos (CEA), el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), y la Unión de Docentes Argentinos (UDA) quienes se vieron en la obligación de tomar medidas en caso de no recibir el aumento salarial esperado.

Romero

Al respecto, Sergio Romero, secretario general de UDA, habló con Radio Uno y aseguró que las clases comenzaran el martes próximo, pero se realizarán “con una jornada nacional de protesta en todo el país y brindando apoyo a todas las provincias que adopten el no inicio de clases”.

El dirigente indicó que “el gobierno nos estuvo entreteniendo desde el viernes hasta hoy sabiendo que iban a volver a ofrecernos lo mismo” y comentó que “de esta manera se genera un escenario no deseado por nadie”.

A su vez, informó que el próximo miércoles UDA realizará reunión de Consejo Directivo Nacional para evaluar la marcha de la negociación y las medidas a tomar, dentro de las cuales estamos considerando realizar un paro nacional con fecha a determinar”. Aclaró que no es voluntad de los docentes comenzar el año escolar con conflictos en puerta, pero “es necesario un mayor esfuerzo en materia de salarios por parte de este gobierno”. Antes de participar del encuentro, Romero había adelantado que pedirían un sueldo de $ 3.000 para los trabajadores de jornada simple, lo que equivale a un incremento del 28% sobre el sueldo actual, que es de 2.340.

Branchi

Días anteriores, el Secretario General de ADF, Luís Branchi, se había mostrado optimista en lograr un acuerdo y había explicado que existe un margen de negociación que implicaría la posibilidad de que los docentes bajen sus pretensiones. Branchi resaltó el “paso positivo” que representó el aumento del incentivo docente: “Que fue puesto nuevamente en $255 cuando estaba en $215”. “Siempre hay un margen de negociación”, dijo Branchi sobre la posibilidad de reducir las expectativas de los gremialistas, “antes había un margen muy grande que se fue achicando”, explicó al indicar que esperan resolver la cuestión de las paritarias para poner en consideración la propuesta final en el congreso de CTERA: “Vamos a ver si los congresales lo aceptan”, dijo.

Comentá la nota