Paritarias en fase caliente

Paritarias en fase caliente

El Ministerio de Trabajo frenó el paro de la UOM y abrió un plazo de diez días para retomar las negociaciones. Los bancarios amenazan con una huelga para el próximo martes, mientras que los gremios del transporte definirían ese día otra jornada de protesta.

El Ministerio de Trabajo dictó ayer la conciliación obligatoria en el conflicto paritario entre la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y las cámaras patronales del sector. El gremio va a acatar la medida, por lo que vuelve a quedar suspendido el paro de 36 horas que hubiera comenzado hoy al mediodía. La conciliación tiene un plazo de diez días, durante los cuales la cartera laboral espera que “comience la negociación”, porque hasta ahora las posiciones de las empresas y del gremio casi no se movieron. Por su parte, los bancarios convocaron a un paro nacional para el próximo martes, en vistas del punto muerto en su negociación salarial. Otro gremio fuerte con paritarias empantanadas es aceiteros, que está en paro por tiempo indeterminado, y en los próximos días se podría anunciar una huelga en el sector de transporte, que sigue protestando por Ganancias.

“La Argentina desde hace casi doce años tiene otro Estado, que busca con equilibrio repartir las cargas para que los que menos tienen sean los que menos paguen”, señaló ayer el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, en relación con el anuncio de Ganancias. A su vez, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que la reducción en la carga es “más que aceptable” y volvió a rechazar que el Gobierno les ponga un techo a las paritarias.

Las negociaciones salariales entraron en su fase más caliente, con acusaciones al Gobierno de querer condicionarlas, desmentidas oficiales y advertencias a los empresarios por el traslado a los precios. La UIA deslizó un pedido de aumento salarial por decreto, lo que cortaría una década de negociaciones. Los gremios, en tanto, avanzan con las movilizaciones y las medidas de fuerza. En el medio, se anunció una reducción del peso de Ganancias, con efecto incierto en las negociaciones.

En el caso metalúrgico, el gremio pide una mejora salarial del 32 por ciento, lejos de la oferta del 22 por ciento de las cámaras patronales lideradas por Adimra. “El aumento que pedimos representa para un compañero que el básico llegue a 8500 pesos. No es nada descabellado, es lo mínimo que tiene que pagar el trabajador para sobrevivir”, señaló el secretario general del gremio y titular de la CGT Alsina, Antonio Caló. Ante el argumento empresario de que la inflación es menor que el aumento exigido, la UOM plantea una suba del 20 por ciento y luego volver a sentarse en julio. “No queremos una paritaria desdoblada”, responden las empresas.

Frente a la amenaza de un paro de 36 horas, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, que el gremio va a acatar, anticipó Caló. El dirigente además consideró que “si estoy haciendo una huelga por 8500 pesos, ¿pensás que me importa Ganancias? Tengo 20 mil que pagan el impuesto, pero 230 mil que no, que están debajo de 8 mil pesos”, en relación con una consulta por la reducción del peso del tributo.

La negociación en el sector bancario viene todavía más complicada. “Hace 125 días que terminó el convenio del año pasado y no hay ninguna propuesta de los empresarios a nuestras demandas, que incluyen una suba salarial superior al 30 por ciento y que nos compensen lo que pagamos de Ganancias”, indicó ayer el secretario general del gremio, Sergio Palazzo. Los bancarios recibieron un anticipo a cuenta por enero, febrero y marzo y desde ese momento aseguran no haber tenido novedades. “Los bancos incrementaron sus ganancias en más de un 50 por ciento el año pasado, muchos de ellos a partir de la timba de la devaluación. Estamos pidiendo algo lógico por las condiciones del sector”, agregó Palazzo.

Ayer hubo una reunión en el Ministerio de Trabajo donde los bancos, liderados por las empresas extranjeras, pidieron un cuarto intermedio para que el gremio analice las novedades en el Impuesto a las Ganancias. El gremio consideró “insuficiente” el anuncio del Gobierno y tomó el pedido patronal como una provocación. En este contexto, anunció un paro nacional de 24 horas con movilización para el próximo martes y la realización de asambleas en las entidades.

El martes también se puede llegar a anunciar una huelga de los gremios del transporte, en el plenario sindical del sector, anticipó ayer el secretario general de La Fraternidad, Omar Maturano. Además, dijo que el anuncio de Ganancias “es una aspirina para un cáncer” y pidió “eliminar el impuesto al trabajo. Que le saquen a otros, no a los trabajadores”.

Se diferenció de Maturano el secretario adjunto de la CTA, Pedro Wasiejko, quien calificó como un “importante avance” las medidas anunciadas. De todos modos, pidió que “avance la discusión parlamentaria a fin de que se modifique el impuesto a la cuarta categoría”.

Comentá la nota