Paritarias: el Gobierno pudo frenar el primer paro

Paritarias: el Gobierno pudo frenar el primer paro
El Ministerio de Trabajo tuvo que intervenir para evitar el primer conflicto por las paritarias 2014: declaró anoche la conciliación obligatoria en el conflicto salarial de la Federación de Trabajadores Aceiteros, uno de los primeros gremios que debe actualizar su convenio.
El gremio que lidera Daniel Yofra, que agrupa a 10.000 trabajadores, había declarado una huelga ayer ante la negativa empresarial en mejorar la oferta de un “acuerdo puente” hasta fin de abril, por una suma fija de 1250 pesos mensuales, a cuenta del salario que se pactara después, lo que implicaba entre un 15,6% y un 16,5% de aumento.

Los aceiteros rechazaron la oferta y exigieron un anticipo salarial equivalente a un 30 por ciento de aumento, pero insistieron en exigir 9.797 pesos para la categoría inicial desde el 1° de enero de 2014, un aumento de entre el 29,5% y el 35 por ciento.

A pocas horas de comenzado el paro, la cartera laboral dictó la conciliación obligatoria y el gremio la acató desde la medianoche de ayer. Este primer conflicto por las paritarias puede ser la antesala de muchos otros.

El Gobierno insinuó que los aumentos salariales no deberían superar la franja del 18/20% e incluso sondeó a sindicalistas K sobre la posibilidad de que firmen convenios por períodos mayores a un año.

Ninguna de las centrales obreras lo aceptó. Y las CGT opositoras incluso redoblaron la apuesta: Hugo Moyano dijo que “si la inflación sigue subiendo, los reclamos serán del 30 por ciento”, mientras que Luis Barrionuevo advirtió que pedirán entre 30% y 35% de aumento.

Todos los sectores sindicales incluso están reclamando la convocatoria al Consejo del Salario para actualizar el sueldo mínimo.

Las primeras paritarias, además de los aceiteros , siguen trabadas.

Los bancarios todavía negocian una suma puente, como hacen tradicionalmente, para poder pactar un convenio anual en marzo.

Los que la semana pasada acordaron un “acuerdo puente” fueron los petroleros privados, liderados por Guillermo Pereyra, número dos de la CGT moyanista y senador nacional neuquino: pactaron con los empresarios del sector una suma fija no remunerativa de 12.000 pesos, en tres cuotas mensuales, lo que equivale a un 13% de aumento, que permitirá que el beneficio oscile entre los 15.000 y los 18.000 pesos. En los sueldos más bajos, la cifra acordada representa un 36/37% de incremento.

Como es tradicional, donde ya se insinúa el conflicto más impredecible es en la paritaria docente.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo que las tratativas comenzarán en febrero y “no tendrán techo.” Mientras, uno de los gremios docentes porteños, Ademys, que conduce la izquierda, anticipó que reclamará hasta un 100 por ciento de aumento.

El salario inicial está en 4.000 pesos y exigirán que se eleve entre los 6000 y 8000 pesos.

Comentá la nota