Paritarias: plantean congelar sueldos y evitar Ganancias

• Plan de los gremios marítimos para zafar del gravamen y mantener el poder adquisitivo

Por: Mariano Martín

Los sindicatos marítimos planean dar un batacazo en la ronda de paritarias de este año, con un planteo de congelamiento de sus salarios durante todo 2013 que incluye un costeo del Impuesto a las Ganancias compartido con los empresarios del sector. El plan involucra a dos de los gremios más representativos de la actividad: el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) y el Centro de Capitanes de Ultramar.

En ambos casos, el eje es el mismo: se trata de organizaciones cuyos trabajadores en su inmensa mayoría están alcanzados por el pago del gravamen. Según los cálculos de sus técnicos, con la medida acotada a la rebaja del 20% en el mínimo no imponible dispuesta por Cristina de Kirchner, cualquier incremento de sus salarios terminaría por ser contraproducente bajo los efectos de Ganancias.

La iniciativa, que podría ser exhibida por el Gobierno como un ejemplo de racionalidad en momentos en que otros gremios adelantaron pedidos de aumento de entre el 25 y el 35 por ciento, deberá sortear obstáculos. En particular, de qué manera los empresarios podrán absorber parte del impacto del tributo sin que esos pagos sean informales. Una de las alternativas que se analizan es que los empresarios del sector abonen durante la vigencia del convenio sumas no remunerativas cuyo objetivo es cubrir parte o la totalidad del costo del impuesto.

"Nuestra propuesta es mantener los salarios congelados durante este año. Ya tenemos una mejora con el cambio en Ganancias, y estamos buscando una fórmula para que lo que pagamos de más por ese impuesto sea absorbido en parte por los patrones y en parte por los trabajadores", le dijo a este diario Omar Suárez, secretario general del SOMU.

El gremio de marítimos cuenta con unos 18 mil afiliados en todo el país con salarios promedio de 15 mil pesos. "La totalidad de nuestros trabajadores paga Ganancias. Y de los trece sueldos anuales (uno por cada mes más el aguinaldo) perdemos cuatro por ese concepto", agregó el dirigente. El SOMU prevé arrancar sus negociaciones este mes y tenerlas cerradas para marzo, cuando deberán regir nuevas escalas salariales. O bien, como plantea Suárez, las mismas, pero protegidas del peso del tributo.

Marcos Castro, del Centro de Capitanes, llevará un planteo similar a sus paritarias. Por las características de su gremio es uno de los dirigentes que más analizaron el impacto de Ganancias sobre los asalariados de la cuarta categoría. Castro le dijo a este diario que también promoverá un congelamiento de los sueldos de los capitanes "en la medida en que los armadores de barcos se hagan cargo de una parte importante del impuesto". El dirigente admitió que el plan será viable sólo "si el Gobierno aprueba esta modalidad", que implicaría "repartir el esfuerzo" entre asalariados y empresarios.

Ambos sindicalistas coincidieron en otro punto. La actividad pesquera, vinculada estrechamente al comercio internacional, no es ajena a la crisis. Explicaron que el valor del pescado bajó por una reducción en el consumo y en esa línea fueron arrastrados los fletes marítimos.

"Con este plan de mantener los salarios sin cambios podríamos ser un poco más competitivos internacionalmente", alegó Castro. En la misma línea, Suárez explicó que "la actividad no resistiría un aumento de los que se negocian por estos días, del 20 o del 25 por ciento, por la competencia con las banderas internacionales" de la industria pesquera.

El cambio anunciado por la jefa de Estado en el impuesto causó disconformidad en la mayoría de los sectores sindicales. Al no haberse concretado una modificación el año pasado, incluso desde los gremios más afines de la CGT oficialista se alentaba una suba del 50% en el mínimo no imponible. Luego de conocerse el nuevo esquema, en los gremios explicaron que los pedidos de aumentos salariales no bajarán del 25%, mientras que el Gobierno alentaba subas máximas del 20 por ciento.

Comentá la nota