Las paritarias, la próxima batalla de los principales sindicatos

Las paritarias, la próxima batalla de los principales sindicatos
Tras el plus fijo de 3000 pesos reclamado por la CGT opositora de Moyano, se suman presiones de la CGT oficialista y de docentes entre otros gremios.
La depreciación del peso y la devaluación eyectaron en pleno enero y de manera anticipada la discusión por aumento de sueldo en los principales sindicatos del país. Los gremios tanto oficialistas como opositores se preparan para la negociación de las paritarias y quien picó en punta fue la CGT de Hugo Moyano quien ya solicitó para paliar la inflación una suma fija de 3000 pesos.

A la par, desde la central oficialista de Antonio Caló admitieron que están "recontrapreocupados" por la economía. Los tironeos sindicales se enmarcan en una escalada de versiones sobre las paritarias que involucran inclusive la posibilidad de que sea el Gobierno quien, por decreto, ordene el pago a cuenta de una suma fija para todos los trabajadores.

En tanto, uno de los referentes de la CGT alineada con el Gobierno, el secretario general de la Asociación Obrera Textil (AOT), Jorge Lobais admitió que los dirigentes sindicales están "recontrapreocupados" ante la situación económica tras la devaluación y al respecto, reclamó una "urgente" reunión con la presidenta Cristina Fernández.

Lobais expresó que en las paritarias últimas "los números se tenían acordados" respecto al tema inflacionario, pero ahora "hay que hacer magia para encontrarlos". "Venimos de un fin de año bastante complejo que se suma a la devaluación, así que por supuesto es una preocupación. El tema primordial es que en nuestro gremio faltan cuatro meses para discutir paritarias y que se hace pesadísimo", indicó Lobais por radio América.

La idea de promover una suma fija por decreto, que comparten algunas cámaras empresarias, buscaría dilatar el comienzo de las negociaciones hasta que el Gobierno consiga alinear otras variables, en un esquema similar al que rigió en tiempos de Eduardo Duhalde a la salida de la crisis de 2001.

Por su parte, el titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández respondió en ese sentido a una pregunta radial sobre si el sindicalismo opositor resistiría un aumento por decreto con un "no, qué lo vamos a resistir". Pero, explicó que "tiene que haber un compromiso que ese aumento va a durar y hasta cuándo. Tenemos que tener una garantía que los precios no aumentan", reclamó.

La secretaria general del sindicato docente CTERA, Stella Maldonado, anticipó ayer que "va a haber algunas provincias con graves dificultades" para iniciar el ciclo lectivo de este año y en particular mencionó a Buenos Aires, al argumentar que "terminó mal el año" 2013 con problemas para pagar los salarios "en tiempo y forma". La sindicalista estimó que "va a estar compleja" la negociación en la provincia, por los problemas que tuvo a fin de año para pagar sueldos y continuar obras. Por su parte, la jefa de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, volvió a reclamar al gobierno de Daniel Scioli que convoque a paritarias salariales y sostuvo que la demora "va a llevar a un alto nivel de conflictivo".

En tanto, los trabajadores bonaerenses afiliados a ATE, junto a empleados judiciales y los profesionales de hospitales públicos de la provincia, anunciaron medidas de fuerza para fines de enero y febrero para exigir la urgente convocatoria a paritarias a fin de negociar mejoras salariales. El dirigente aseguró que los gremios de estatales de la provincia aún no fueron citados formalmente a paritarias por el Ministerio de Trabajo.

El abogado laboralista Julián De Diego advirtió este miércoles que el reclamo sindical para que se otorgue un bono "puente" a cuenta de los aumentos salariales de este año puede fijar un piso para la negociación paritaria de 2014 y "agotar" la pauta de 18 por ciento pretendida por el Gobierno. "Si el aumento provisorio que se está hablando es de 14, 15 y hasta 20 por ciento, ése va a ser el piso de la negociación", indicó De Diego a radio El Mundo. "Cuando el Gobierno dice por los pasillos que quiere un aumento de tres tramos de 6 por ciento cada uno, se estaría consumiendo la iniciativa oficial en dos meses", dijo.

Según dijo De Diego, "en este momento hay una veintena de sindicatos que reclaman bonos puente" y consideró que "eso lo que está generando es esta distorsión". "En la medida en que el Gobierno deje que existan, estos ejemplos se van a replicar en todos los sectores y después no va haber resto para la paritaria".

En tren de preocupaciones, Moyano había alertado que "hay comentarios, cada vez más fuertes, de que podrían comenzar las suspensiones" en las empresas.

Comentá la nota