Paritarias: el sindicalismo opositor busca romper el 27%

Paritarias: el sindicalismo opositor busca romper el 27%

Además de lanzar paros, los gremios amenazan con ir a la Justicia si Trabajo no homologa los acuerdos que se pacten por encima del tope que fijó el Gobierno.

Mientras el Gobierno apura más paritarias dentro del tope del 27%, los gremios opositores e independientes redoblarán su ofensiva para pactar aumentos por encima del “techo” salarial que impuso el ministro de Economía, Axel Kicillof, e incluso para obligar al Ministerio de Trabajo a aprobarlos. Lo anticipó ayer el líder de los Camioneros, Hugo Moyano, a Clarín. “Nosotros vamos a reclamar un 35% de aumento, pero si no lo homologan, no sólo más habrá paros y movilizaciones. También estamos analizando recurrir a la Justicia”.

Los metalúrgicos, los trabajadores de Comercio, los albañiles de la UOCRA y los estatales de UPCN aceptaron la semana pasada firmar por el 27%, y fuentes oficiales aseguraron que la idea de la Casa Rosada es cerrar acuerdos similares en los próximos días con otros gremios kirchneristas como la Unión Ferroviaria, Obras Sanitarias, textiles y el personal legislativo. Sin embargo, fuentes de la UF destacaron que “falta mucho” para negociar porque hasta fin de junio cobrarán una suma puente. Y el gremio de La Fraternidad, dirigido por Omar Maturano, rechazó cualquier tope salarial y en junio pedirá “un piso del 30%”.

Mientras, se extienden los reclamos de los sindicatos opositores, que llegarán a su punto culminante con el paro de 24 horas que se hará el 9 de junio, a favor de las “paritarias libres” y en contra de Ganancias, que es impulsado por la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT) y al que sumaron las CGT Azopardo y Azul y Blanca, y la CTA opositora.

Unos días antes, un peso pesado como Moyano organiza un acto para el 4 de junio en la cancha de Deportivo Español, pensado como una demostración de fuerza ante el inicio de sus paritarias (el camionero aclaró que no harían un paro ese día, sino que pedirán “colaboración” a las empresas para que los trabajadores puedan dejar antes sus tareas y asistir al encuentro).

La Asociación Bancaria confirmó el paro de 48 horas de mañana y pasado mañana luego de que el viernes pasado fracasó una negociación con el sector empresarial y con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Allí, las cámaras elevaron de 24% a 27% su oferta salarial, pero el gremio que lidera Sergio Palazzo, del sector independiente del sindicalismo, rechazó la propuesta: sigue reclamando un aumento del 33% y una compensación patronal del Impuesto a las Ganancias.

En aceiteros, el gremio de filiación combativa denunció que Tomada “hizo caer” el viernes pasado un acuerdo con los empresarios que implicaba un aumento del 36%. Hoy, a las 18, harán una asamblea multitudinaria en Rosario en la que se decidirá profundizar el plan de lucha, mientras sigue el paro por tiempo indeterminado.

El sindicato de los petroleros que lidera el moyanista Guillermo Pereyra comenzó la semana pasada sus negociaciones con los empresarios para lograr un aumento de 35% hasta fin de año. Los trabajadores del sector están cobrando desde marzo una suma puente de 21.000 pesos que se paga en tres cuotas, más un plus en la última cancelación a modo de aguinaldo.

El gremio de la Alimentación, que exige un 43% de aumento (aunque ahora habla de subir el salario inicial a 12.000 pesos), empezó con paros rotativos la semana pasada, pero el Ministerio de Trabajo dictó hace 48 horas la conciliación obligatoria y ahora se retomarán las negociaciones.

También los gastronómicos de Luis Barrionuevo tratarán esta semana de conseguir una mejora salarial del 35% en dos cuotas y advirtieron que comenzarán con las protestas si no se llega a un acuerdo.

Otro sindicato opositor que quiere perforar el tope del 27% es el de los peajes, que reclamó un 42% de aumento. Su titular, Facundo Moyano, se mostró muy crítico con los que aceptaron los límites salariales del Gobierno: “Esos acuerdos son de una total indignidad y confirman su complicidad en el ajuste de los últimos tres años”, afirmó el sindicalista-diputado.

Comentá la nota