El paro de ayer fue dispar, pero impactó fuerte en varios sectores

El paro de ayer fue dispar, pero impactó fuerte en varios sectores
Con un grado de acatamiento dispar en términos generales, pero con un fuerte impacto en algunos sectores, se cumplió ayer en Necochea y Quequén el paro de actividades dispuesto por las CGT Azopardo y Azul y Blanca, así como por la CTA no oficialista.
La medida de fuerza se cumplió con un elevado nivel de adhesión en determinados gremios, como el caso de los camioneros, lo cual implicó que no se realizara la recolección de residuos, al tiempo que tampoco hubo atención bancaria ni clases en las escuelas públicas.

Sin embargo, el ritmo de la ciudad no se vio alterado porque los comercios abrieron sus puertas como lo hacen habitualmente y circularon los ómnibus del servicio de transporte urbano de pasajeros, lo que permitió a los necochenses trasladarse sin inconvenientes a sus trabajos y a cumplir con otro tipo de trámites.

Sin recolección

Anoche no se cumplió con la recolección domiciliaria de residuos y, pese a haberse advertido a la población, no faltaron aquellos que habían depositados las bolsas en la vía pública.

El servicio, que es prestado por empleados afiliados al Sindicato de Choferes de Camiones de Hugo Moyano, se reanudará en la fecha.

Otra de las caras del paro de ayer fue la inactividad bancaria, puesto que las entidades oficiales y privadas prácticamente paralizaron sus labores, motivando que los clientes se debieran manejar exclusivamente con los cajeros automáticos.

Pudo observarse a desprevenidos que quisieron ingresar a los bancos y se encontraron con las puertas cerradas o con una custodia policial que les informaba sobre la medida de fuerza, en tanto que en el interior de las sucursales se hallaba el personal jerárquico desarrollando tareas internas.

Un panorama de similares características pudo apreciarse en los establecimientos educativos, como consecuencia de la adhesión de los docentes de Educadores Necochenses Asociados (ENA), que están alineados con la Federación de Educadores Bonaerenses, así como de los denominados autoconvocados que pertenecían a Suteba y de los auxiliares, muchos de los cuales se hallan en la Asociación Trabajadores del Estado.

El paro impactó no sólo en las escuelas primarias, sino que abarcó las del nivel secundario y algunos establecimientos de la órbita privada, que prefirieron no dictar clases para evitar cualquier inconveniente.

“Se suspenden las clases y el comedor”, fueron carteles que se observaron en las puertas de los colegios públicos.

En los juzgados

Por otra parte, dirigentes de la Asociación Judicial Bonaerense manifestaron que fue muy elevada la adhesión al paro en los distintos juzgados que integran el Departamento Judicial Bonaerense, mientras que un cuadro similar se registró en el rubro de los acopios de cereales y el quehacer portuario, puesto que se sumó la Unión Argentina de Recibidores de Granos (Urgara) y de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre).

No hubo cortes

Si bien hubo piquetes en las rutas de acceso a nuestro medio, no se produjeron cortes en el tránsito, como tenía dispuesto la CGT local.

Inclusive, se observó que, pasado el mediodía, quedó un solo sector en el cual estuvieron concentrados los trabajadores y fue en la ruta 227 y Circunvalación de Quequén, donde había una decena de camiones estacionados y afiliados al gremio de Hugo Moyano.

Los enrolados en la Uatre se colocaron en la rotonda de la ruta 88 y Circunvalación, donde quemaron gomas y permanecieron durante la mañana, ocurriendo lo propio en la ruta 86 que conduce a Benito Juárez.

Inicialmente, se habían contemplado cortes parciales de 10 a 14, con interrupciones de 10 minutos cada una hora.

Pero esto no ocurrió y el tránsito circuló normalmente, salvo en el caso de los transportes de mercadería, granos o combustibles.

“Está todo muy tranquilo y no hay camiones en las rutas que alcancen a llegar acá”, expresó uno de los afiliados al Sindicato de Choferes de Camiones en la rotonda de la ruta 227, que vincula a nuestra ciudad con Lobería y Balcarce, entre otras.

Allí también fueron quemadas gomas y una densa humareda se observaba desde lejos.

Poco movimiento en la Terminal

El movimiento en la Terminal de Omnibus decayó considerablemente en la víspera, a raíz que se brindaron en forma parcial los servicios de larga distancia.

En el Rápido del Sud, el encargado de la oficina local, Jorge Lamorte, informó que no habían arribado los servicios provenientes de La Plata y Capital Federal, en cambio, llegaron aquellos que vinculan a Necochea con Bahía Blanca y Mar del Plata. También fueron normales las partidas hacia ambas ciudades del interior bonaerense.

“El problema está en Buenos Aires”, reconoció Lamorte, comentando que ayer hubo un ómnibus que había salido de Bahía Blanca y que estuvo retenido durante algunas horas en Punta Alta, por lo que arribó con demora a Necochea.

Pablo López, de La Estrella y El Cóndor, apuntó que partieron durante la mañana los servicios a la Capital Federal, aunque admitió que “no sé cómo llegarán”, como consecuencia de los piquetes en los accesos.

Una de las características de la jornada de ayer en la Terminal fueron los escasos pasajeros, estimándose que la mayoría de los que debían viajar se habían informado sobre el paro y quisieron evitar inconvenientes.

“Es muy poca la gente que vino y nosotros vendimos pasajes normalmente durante estos días”, añadió López.

Además de partir los ómnibus con escasos pasajeros, tampoco se apreció movimiento en las ventanillas de las respectivas empresas.

Cabe señalar que la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que en nuestro medio tiene a Martín Domínguez como secretario general, no adhirió a la medida de fuerza, en virtud de estar alineada con la CGT de Antonio Caló, conocida como Balcarce u oficialista.

Comentá la nota