Un paro, dos caras: sin Saeta, pero con comercios abiertos

Un paro, dos caras: sin Saeta, pero con comercios abiertos
Hubo varias aulas sin clases, organismos sin atención y no se limpió la ciudad. En los bancos la atención fue normal. Camioneros evitó el paso de transporte de carga en Gûemes.
Basura desparramada, el zumbido de la protesta docente, muchas aulas sin clases, las paradas de colectivos vacías, las calles más descongestionadas. Lugares de la capital salteña daban cuenta de los efectos del paro nacional. Sin embargo, los bancos atendieron con normalidad, la mayoría de los comercios abrió, las estaciones de servicio expendieron combustibles como cualquier otro día y circularon, en forma habitual, los taxis y remises.

Pese a que hubo anuncios, Salta amaneció con basura en la vía pública. Anoche, los recolectores de residuos retomaron la actividad tras plegarse, durante 24 horas, a la medida de fuerza.

A la madrugada, choferes del corredor 1B, 2, 4 y Troncal denunciaron que en sus recorridos colocaron elementos que pincharon las ruedas. También señalaron a la Policía que “personas desconocidas” arrojaron objetos que dañaron las lunetas y parabrisas de algunas unidades. Tras esos ataques, desde Saeta se decidió levantar el servicio. Durante el día ningún colectivo circuló por el área metropolitana.

El secretario general de la UTA (Unión Tranviarios Automotor) negó que el gremio haya estado vinculado a esos hechos. “El acatamiento al paro llegó al 100%. El malestar de los trabajadores no se puede ignorar. Es un reclamo totalmente justificado”.

Por la mañana, sobre la calle España, entre Mitre y Balcarce, los salteños entraban a los cajeros, hacían trámites bancarios o transferencias. Pero aquellos que querían pagar sus impuestos o pedir formularios en la Dirección General de Rentas daban la media vuelta apenas veían que casi no había empleados.

Juan Arroyo, secretario general de ATE (Asociación Trabajadores del Estado) sostuvo que fue contundente la adhesión a la huelga.

También regresaban a casa, sin éxito, los contribuyentes que tenían que hacer diligencias en el Tribunal de Faltas de Salta. Trabajadores del Centro Cívico Municipal afirmaron que esa sector fue el que más se acopló.

En el centro, la mayoría de las confiterías ofrecían el típico café o algún menú. Otras bajaron las persianas.

Frenaron a camiones de carga en Gûemes

Una larga columna de camiones de carga estaba apostada al costado de la ruta 9/34, en el cruce de General Gemes. Desde las 9, afiliados al Sindicato de Camioneros pedían a los choferes de esos rodados que no continuaran con sus viajes.

La calzada no estaba bloqueada. Los demás vehículos circulaba con normalidad. Hasta llegaban colectivos de larga distancia que habían partido de Córdoba o Buenos Aires antes del minuto cero de ayer.

El secretario general de Camioneros y titular de la CGT en Salta, Jorge Guaymás, precisó que otros “compañeros” se habían instalado en Orán, sobre la ruta 34 y 5, y en Salvador Mazza, en la frontera.

“Tenemos un acompañamiento total por parte del gremio y de los choferes de camiones, con un 100% de acatamiento”, destacó el sindicalista. Además subrayó que la adhesión fue alta en otros sectores.

“En las escuelas no hay clases y el centro está vacío. Nosotros habíamos interpretado que la gente estaba enojada y con bronca. Esperamos que el Gobierno sepa escuchar este reclamo por el bien de todo un país y fundamental que sepa dar respuesta”, manifestó a El Tribuno.

Guaymás expresó que “hace muchos años no vivíamos un paro con toda esta intensidad y, fundamentalmente, en paz y con una gran convivencia”.

En la capital salteña, un grupo de la Corriente Clasista Combativa y Combativa (CCC) se congregó en la calle Corrientes y Tucumán, y otro en la Zabala y Buenos Aires. Esas arterias estuvieron cortadas durante la mañana. Luego, esas facciones marcharon hacia la plaza 9 de Julio.

Vuenaventura David, titular de la CTA, expuso: “Ojalá que esto sirva para que los gobiernos cambien de actitud y haya una gran convocatoria para discutir una salida a esta crisis política que estamos viviendo”.

Comentá la nota