Un paro de choferes de ERSA cortó el servicio

Decenas de miles de pasajeros del transporte público capitalino vivieron una nueva odisea. Inútiles fueron las esperas en las paradas. Nadie sabía sobre la medida de fuerza de los trabajadores de la empresa ERSA, resuelta antes de iniciar el servicio. Demandaban la falta de pago de sus haberes del mes de agosto.
Las unidades no salieron a la calle y la gente se quedó sin transporte.

Un nuevo y sorpresivo paro de choferes de transporte urbano de pasajeros, pertenecientes a la empresa ERSA, afectó ayer a los miles de usuarios que utilizan el servicio. Desde horas tempranas, los colectiveros de las líneas 110, 112, 114, 116, 119 y 120 decidieron no prestar el servicio en reclamo del pago de sueldos atrasados del mes de agosto.

A pesar de que, durante toda la mañana, se hicieron gestiones tendientes a levantar la medida, recién en horas de la tarde fue posible, luego de asegurar el pago correspondiente.

El hecho se generó porque desde la parte empresaria no habían depositado el correspondiente sueldo de agosto, por lo que los conductores se reunieron en la empresa y anunciaron que hasta que no se haga efectivo el pago no iban a cesar en su reclamo. Temiendo que no fueran a recibir el dinero y pasar el fin de semana sin cobrar “tomaron” el predio de la empresa y quemaron neumáticos, en reclamo de una solución.

Este paro afectó a los usuarios que habitualmente utilizan el servicio de transporte correspondiente a la empresa ERSA, quienes se quedaron sin medio de movilidad y tuvieron que buscar otro medio de transporte para viajar y llegar a sus lugares de trabajo o a la escuela.

Cabe remarcar que no es la primera vez que los choferes de la línea ERSA llevan adelante este tipo de medidas, ante un atraso de días en el pago del sueldo. Ya en otras oportunidades efectuaron idénticas medidas, sin importar que dejaron a una importante cantidad de vecinos sin uno de los servicios públicos esenciales.

Una vez conocida la noticia de que no se estaba prestando el servicio, desde la Municipalidad de la Capital se intimó a la empresa prestataria a restablecer el mismo de acuerdo a los diagramas ya existentes y a los fines de facilitar el traslado de los usuarios a sus respectivos destinos.

De la misma manera, se comunicó a la empresa ERSA que, de no garantizar este servicio público a los pasajeros, se harían pasibles las sanciones que correspondan. Asimismo, desde la Secretaría de Trabajo se dictó la conciliación obligatoria para que se retrotraiga la situación anterior, la cual no fue acatada por la parte gremial.

Recién en horas de la tarde, pasadas las 18.30 y luego de que desde la empresa se realizaran los correspondientes depósitos de los sueldos, los colectiveros retornaron la prestación del servicio. Los empleados bancarizados accedieron a sus haberes pasadas las 22, mientras que los de las líneas 119 y 120 cobraron a la tarde en la empresa.

“Pedimos disculpas, pero la situación nos obligó”

Antonio Villalba, secretario de la UTA, señaló en diálogo con Nuevo Diario, LV11 y FM 88.1 que “luego de que se hiciera el correspondiente depósito se levantó la medida”.

Además, pidió “disculpas a los usuarios de las líneas de la empresa ERSA por no haber prestado el servicio”, pero aludió a que “el sueldo es algo esencial para los trabajadores, por lo que es entendible que hayan llevado adelante esta medida”. Villalba aseveró que “no queríamos llegar a tomar estas medidas, pero la situación nos obligó a acompañar a los compañeros de la empresa ERSA en este paro, en reclamo del pago de sueldos”.

Comentá la nota