El paro de choferes llegó a afectar a 172 colectivos

La actividad comenzó a normalizarse a partir de las 16 de ayer, tras un acuerdo a nivel nacional.
El paro de los choferes de colectivos de larga distancia por reclamos salariales, que había comenzado a las 21 del miércoles, llegó a afectar un total de 172 unidades que debían ingresar o salir de la provincia. Así lo confirmó el delegado regional de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), Marcelo Manini.

El funcionario también ratificó que desde las 16 de ayer los servicios comenzaron a normalizarse, tras el acuerdo alcanzado a nivel nacional. Los principales destinos demorados fueron Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, Buenos Aires, Neuquén y Santa Fe. Desde esas provincias también debían llegar micros a San Juan.

El paro, que había sido dispuesto por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) para todo el país por “tiempo indeterminado”, fue levantado tras un acuerdo alcanzado entre los empresarios y el sector gremial en el Ministerio de Trabajo de la Nación para aumentar un 24 por ciento los salarios retroactivo a enero. El acta difundida por la cartera laboral consignó también la decisión de pagar los 700 pesos correspondientes a los meses de enero, febrero y marzo de 2012 y de 1.000 pesos para los meses de abril, mayo y junio, “que serán remunerativos a todos sus efectos, conforme a la legislación vigente‘, según figura en el acuerdo alcanzado.

En la provincia, desde las 21 del miércoles un grupo de choferes se apostó en el ingreso a la Terminal de Omnibus, sobre calle Avellaneda, impidiendo el ingreso de las unidades. Sólo podían entrar las que prestan el servicio dentro de los límites provinciales, como en los casos de los departamentos alejados de Valle Fértil, Jáchal e Iglesia.

Eso motivó que los servicios provenientes de otras provincias que habían logrado salir debieran estacionarse en la calle, sobre la misma Avellaneda, para permitir el descenso de los pasajeros y la descarga del equipaje. La situación derivó en que la gente tuviera que caminar varios metros cargando sus bolsos para dirigirse hacia las oficinas de las empresas o para buscar los colectivos urbanos, taxis o remises para llegar a sus destinos.

Un grupo de los pasajeros más molestos correspondía a obreros provenientes de la mina Veladero, en Iglesia, quienes habían llegado a las 4 de la mañana para dirigirse a provincias como Mendoza, Salta, y Córdoba (ver Protagonistas), pero no lo pudieron hacer sino hasta la media tarde.

Néstor Romero, secretario adjunto de la UTA Seccional San Juan, dijo que el paro fue el único camino que les había quedado tras la intransigencia del sector patronal en acceder a sus reclamos. Pero aclaró que apenas recibieron la comunicación del acuerdo nacional los choferes se dirigieron a las empresas para reanudar los servicios.

En la Terminal también podían observarse padres con sus hijos que querían viajar aprovechando el receso invernal en las escuelas. Pero el paro de los choferes dificultó la tarea.

Comentá la nota