Paro en el Hospital: proponen una tregua para negociar

Los empleados de la UTS hicieron una asamblea y votaron que la medida de fuerza debería levantarse para escuchar la oferta salarial. Sin embargo, la decisión final será tomada por un plenario en Córdoba
Después de cinco meses de conflicto, los empleados del Nuevo Hospital de Río Cuarto hicieron ayer una asamblea y propusieron levantar el paro desde la próxima semana para sentarse a negociar con el gobierno un aumento salarial. La idea es escuchar la oferta y si no hay acuerdo volver a las medidas de fuerza que en los últimos meses condenaron a la parálisis al sistema provincial de salud.

Ese será el mandato que llevarán los delegados riocuartenses de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) al plenario que se realizaría la próxima semana para definir cómo sigue el plan de lucha. Es decir, todavía no es una decisión tomada. En el caso de que el plenario defina que el paro debe continuar mientras se desarrollan las paritarias, entonces, los hospitales seguirán sin atención.

El gobierno de José Manuel de la Sota está obligado a iniciar las conversaciones. Es que el 31 de enero vence el acuerdo que la gestión de Juan Schiaretti firmó en marzo del año pasado. El jefe de Gabinete, Oscar González, confirmó el miércoles que en febrero se reabrirá la mesa de discusión salarial y que la convocatoria abarcará a todos los gremios, incluso a los que no tienen personería jurídica. Ese es el caso de la UTS, que no está reconocida oficialmente; de todos modos, González señaló que participará en las paritarias.

En la asamblea de ayer, los trabajadores indicaron que el inicio de una tregua significaría enviarle una señal de buena voluntad al gobierno ahora que están por reiniciarse las negociaciones. De todos modos, señalaron que, si el paro se suspende, los trabajadores de la salud deberían mantenerse alerta para volver a las medidas de fuerza en el caso de que la propuesta oficial no convenza.

Por lo pronto, ayer los trabajadores en asamblea rechazaron de plano el primer porcentaje que la Provincia tiró sobre la mesa. El 16 por ciento de aumento para todo el 2012 que González estableció como piso fue considerado como insuficiente.

“Desde hace meses estamos luchando por una recomposición salarial en serio. Queremos que el sueldo mínimo cubra la canasta mensual, que está actualmente por encima de los 5.600 pesos. Después, en una segunda etapa, podremos negociar un aumento que acompañe a la inflación, que nos parece que esa es la finalidad de ese 16 por ciento que está proponiendo el gobierno”, indicó en la asamblea una de las delegadas.

Es decir, lo que pretenden los trabajadores de la salud es elevar el piso y que ya nadie en el Hospital tenga sueldos de 3.900 pesos. Buscan que, primero, el mínimo alcance para cubrir la canasta básica. Y sostienen que recién en una segunda etapa se podría analizar el incremento para neutralizar el efecto del costo de vida durante este año.

En los semáforos

Si bien propusieron que el plenario de delegados levante el paro, a la vez los trabajadores del Nuevo Hospital definieron que la próxima semana saldrán a la calle para repartir entre los riocuartenses sus recibos de sueldos. Así, esperan que la gente comprenda las razones de la medida de fuerza. El martes se pararán frente al Hospital y distribuirán fotocopias de sus recibos de sueldo a los automovilistas.

“Lo que está pasando con estos salarios tan bajos es que los profesionales de más experiencia están abandonando el Hospital. Ni les conviene venir porque en la actividad privada sacan en una operación el sueldo de todo un mes en la salud pública. Entonces, lo que queda son los residentes, que están aprendiendo. Y lo que no sabe la gente, en general, es que todos podemos terminar en el Hospital. Porque si tenés un accidente, sí o sí te traen acá y no va a ser lo mismo que te atienda un médico con experiencia y capacitado que uno que recién se inicia. La situación es grave”, indicó una delegada.

Comentá la nota