En el paro de ATE hubo duras críticas a Sergio Varisco y Ariel De la Rosa

En el paro de ATE hubo duras críticas a Sergio Varisco y Ariel De la Rosa

La protesta realizada este martes a la mañana en Paraná expresó su rechazo al ajuste y los despidos del gobierno de Mauricio Macri

 Trabajadores provinciales y municipales nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se manifestaron ayer al mediodía por calles céntricas de la ciudad de Paraná en adhesión al paro nacional y movilización convocado por ATE a nivel nacional. La protesta tuvo como principal consigna el rechazo  a los despidos y a la política económica del gobierno de Mauricio Macri, mientras que en el ámbito provincial y local pronunciaron duras críticas a la gestión municipal de Sergio Varisco, así como también expusieron diferencias con la labor de Ariel De la Rosa al frente del Ministerio de Salud. Tal como había sido definido previamente, la columna que agrupó a trabajadores de distintas áreas de la administración pública y a la conducción de ATE hizo su primera parada en la Secretaría de Agricultura Familiar, delegación Entre Ríos.

  “Cada vez que se despide a un trabajador del Renatea se despide a un trabajador rural que se quedó sin esa línea de laburo que tenía. A l organismo se lo devuelven a los que antes lo manejaron, es decir que vuelven a poner el lobo en el gallinero. Entonces esos también son despedidos”, dijo con un altoparlante en mano Mario Den Dawn, delegado de ATE en la repartición nacional.

El dirigente se acordó de los beneficiarios de los diferentes programas en el interior de la provincia que producto de las cesantías se verán vulnerados en sus derechos. “El pequeño productor del norte que tenía sus ovejas, sus chivos, sus chanchos, sus gallinas, para poder tener su vida digna en su territorio, ahora se queda sin el acompañamiento de los compañeros de la Secretaría de Agricultura Familiar; ellos también son despedidos”, alertó  de cara a los manifestantes.

Den Dawn advirtió que lo mismo  ocurrirá con los pescadores de Santa Elena, de Victoria, o los pequeños tamberos de Tala, Nogoyá. “Cuando se despide, no se lo hace solamente con un laburante sino que se despide a los ciudadanos que tenían un derecho o un apoyo del Estado. No somos ñoquis, somos dignos del trabajo que hacemos”, enfatizó el trabajador nacional. Según el delegado gremial en la provincia son 30 los trabajadores despedidos en Agricultura Familiar bajo distintas modalidades de contrato y las acciones están orientadas a lograr su reincorporación.

***

Reclamo a Varisco

Otra de las paradas de la marcha  se dio en la explanada del edificio de la Municipalidad de Paraná. Como la concentración se produjo en un horario pico del tránsito se registraron algunos cruces verbales entre los organizadores de la marcha y los conductores que circulaban al mediodía por el microcentro de Paraná. Allí el principal orador fue Francisco Garcilazo, secretario adjunto de ATE,  donde se cuestionó a las autoridades municipales por no reincorporar a los despedidos  y no convocar al gremio para discutir paritarias. Garcilazo cuestionó la aprobación de la ordenanza que crea el Nivel de Educación Inicial para jardines maternales en Paraná. “Dentro de poco muchos de los compañeros de esa dependencia se van a sumar a la lucha”, expresó el gremialista.

***

Sin flores para De la Rosa

A contramano por calle Su Santidad Francisco, los administrativos de entes descentralizados y salud, se dirigieron al Ministerio de Salud donde  deslizaron duros cuestionamientos contra el titular de la cartera, Ariel De la Rosa. En las escaleras de acceso al organismo, Pedro Zuchuat le reclamó al funcionario que se ocupe con urgencia del estado crítico del sistema sanitario y le recordó la situación de precariedad de los trabajadores del hospital San Antonio de Gualeguay, quienes denunciaron  que cobran un salario máximo de 400 pesos mensuales.

Por último, la minúscula marcha terminó su itinerario en la sede de la delegación provincial del Renatea, una dependencia que según sus trabajadores está siendo desmantelada luego de un fallo judicial del 22 de febrero que ordenó la restitución del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre). Allí Santiago Aguirre dijo: “UPCN nos abandonó y nos entregó como carne de cañón. A nosotros no solo nos angustian los despidos, sino además el abandono de los trabajadores rurales quienes ahora están sin ninguna protección de sus derechos”.

Comentá la nota