El paro de Moyano llega con poca repercusión a Santa Fe

Si bien la CGT local adhirió a la medida de fuerza del próximo 27 de junio, dejó a criterio de cada gremio la forma de implementar el acompañamiento.
Si bien la CGT local adhirió a la medida de fuerza del próximo 27 de junio, dejó a criterio de cada gremio la forma de implementar el acompañamiento. Si bien la CGT local adhirió a la medida de fuerza del próximo 27 de junio, dejó a criterio de cada gremio la forma de implementar el acompañamiento.

Si bien los gremios con mayor caudal de afiliación en Santa Fe reclaman una suba del mínimo no imponible o la total eliminación del Impuesto a las Ganancias, no todos comparten la visión sindical planteada por Hugo Moyano: llenar la Plaza de Mayo en Buenos Aires para presionar al Gobierno sobre esos puntos exigidos. El líder de la CGT y de Camioneros no sólo mide su fuerza política con Cristina Fernández sino también puertas adentro.

En ese sentido, la Confederación General del Trabajo Regional Santa Fe explicó que adherirán “a lo dispuesto por la CGT nacional en relación con la medida de fuerza del Sindicato de Camioneros y al reclamo del Impuesto a las Ganancias, pero queda a criterio de cada organización gremial la forma de implementar el acompañamiento”. También fijó su posición respecto a los recientes conflictos suscitados por la elevación del mínimo no imponible y la actualización de las asignaciones familiares.

Al respecto, la Comisión Directiva de la central obrera santafesina renovó su reclamo histórico por la “eliminación de esta confiscación que sufren los trabajadores sobre su salario”. De la misma manera, el secretariado de la regional manifestó que “es injusta la baja de asignaciones familiares, cada vez que se recompone el salario y se logra recuperar lo depreciado por la inflación”.

Asimismo, se indicó que “el trabajador por un lado es alcanzado por Ganancias y por el otro disminuye lo que percibe como asignación familiar o directamente le es retirado el beneficio, lo cual constituye una situación completamente injusta que nos sigue sumiendo en la discriminación”, dijeron.

“Cabe recordar que nuestra regional ha sostenido una lucha incansable por este tema y ha solicitado tanto al Gobierno Nacional como a nuestros representantes en el Congreso que gestionen en este sentido a favor de los trabajadores, y año tras año hemos reclamado para que esta confiscación de nuestros salarios se elimine. Sin embargo, hoy nuevamente nos vemos en una situación de vulnerabilidad salarial mientras los grandes capitales financieros y multinacionales siguen disfrutando de diversas exenciones”, aseguraron los titulares de la central.

Rechazo a la metodología

Los tres grandes nucleamientos de trabajadores públicos provinciales, UPCN, ATE y Amsafé, ya anunciaron que no van a adherir al paro. Por ejemplo, Alberto Maguid explicó que la entidad que conduce avala el reclamo por la baja del mínimo no imponible pero advirtió que la medida de fuerza que lanzó Moyano no será acompañada porque tiene otras connotaciones políticas.

Amsafé y ATE, que están en la CTA, tampoco se sumarán a la protesta en la Plaza de Mayo. Las conducciones locales de ambos gremios no emitieron comunicaciones formales al respecto, pero varios de sus dirigentes criticaron la oportunidad y la forma que eligió el líder camionero para hacer un reclamo que trasciende lo gremial y se instala en el plano de la interna cegetista.

El titular de Amsafé La Capital, Oscar Lozeco, expresó que dicho gremio tiene “un compromiso muy claro en la exigencia de la modificación de las distorsiones que está generando el Impuesto a las Ganancias”. De hecho, los sindicatos de la educación nucleados en Ctera presentarán un petitorio en Buenos Aires para reclamar a la Nación que readecúe esa tabla con la cual se calcula el mencionado tributo.

No obstante, cuando se lo consultó sobre la actitud del moyanismo, Lozeco manifestó: “Nosotros pensamos que los trabajadores no deben generar acciones unilaterales a través de un sindicato. Nosotros somos conscientes que el sindicalismo argentino tiene grandes problemas de organización. Amsafé La Capital no comparte el criterio de un paro generado de esta manera”.

En tanto, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) –que nuclea a los conductores de ómnibus de corta, media y larga distancia y de subterráneos– adelantó que “no adhiere” al paro con movilización. La decisión incluye a todas las regionales que tiene este gremio a lo largo y ancho del país, y cuya paralización generaría un alto impacto en la movilidad de los ciudadanos.

Comentá la nota