Paro municipal en Rosario de Lerma, Iruya e Isla de Cañas

La situación conflictiva por despidos y cuestiones salariales se mantienen en varios municipios salteños. Desde el lunes iniciaron un paro de actividades los trabajadores de las comunas de Iruya e Isla de Cañas y desde ayer se sumaron los del municipio de Rosario de Lerma.
El secretario gremial de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN-seccional Salta), Oscar Ibarra dio a Nuevo Diario un panorama de la situación. Explicó que la protesta de Iruya e Isla de Cañas surgió por el despido de 14 trabajadores en cada uno de esos municipios. Y que debido a la distancia el lunes se hará presente en la primera de esas localidades para procurar la reincorporación de los cesanteados dispuesta por el intendente Cándido Cruz (PV). Indicó que lo propio hará el secretario de finanzas de UPCN, en Isla de Cañas con el jefe comunal Rafael Quispe (PV).

En relación del paro de actividades que se efectúa en Rosario de Lerma, sostuvo que tuvo en su primera jornada un acatamiento del 80% y que el reclamo se produce debido a que el intendente Sergio Ramos decidió la eliminación del item de insalubridad, avalado por una resolución del Concejo Deliberante, en un proceder que no se ajusta a derecho.

Ibarra consignó que se espera la participación del ministerio de Trabajo y Previsión Social en este conflicto para que lo resuelva, si ellos aprueban esa quita nosotros como organización gremial la acataremos.

Refirió que ese beneficio lo cobraban unos 40 trabajadores de distintas áreas desde hace unos 10 años y de modo sorpresivo se dispuso eliminarlo.

Otra cuestión que motiva el paro de labores en el municipio rosarino es que no se liquidó la ayuda económica de 200 pesos al personal. Y lo más grave es que hay rumor que se dejaría sin trabajo a 30 municipales en esa ciudad del Valle de Lerma.

En Guachipas

En el caso del municipio de Guachipas donde también el intendente Néstor Parra, cuando asumió en diciembre pasado dispuso la cesantía de 18 empleados, el dirigente sindical señaló que debido a la conciliación obligatoria no se efectúan paros, pero si no surgen respuestas para reincorporar a los trabajadores es inminente que en los primeros días de marzo se inicien medidas de fuerza.

Comentá la nota