Paro de municipales: contabilidad creativa, tensión financiera y rojo crónico

Paro de municipales: contabilidad creativa, tensión financiera y rojo crónico

El matrimonio los ha desgastado, pero no habrá divorcio con papeles, sólo algún plato roto. Esta vez la “mise en scéne” hasta incluyó un día de paro. La cuestión de fondo, la oferta mejoradora, adelantar el 8 % para cobrar a fines de marzo, laudará las necesidades políticas del gremio de Gilardi. Para Pulti será otra prueba superada, lo cual no es un dato menor si nos atenemos a los difíciles meses que habrán de sobrevenir. Todo ratificado con una asamblea de trabajadores, en la que ya saben cómo se calma a los díscolos.

Esto ya no es una cuestión financiera sino económica, que es lo más peligroso. Y así lo sinceró el secretario de Hacienda, contador Daniel Pérez, al ejemplificar cuánto costaba al erario público dar el aumento a partir de marzo y  cuánto a partir de mayo. Con el 8 % en danza, lo usual sería 4 % en marzo y 4 % en mayo, pero el margen se achica para el vitalicio cargo del gremialista, que huele muy bien el malestar de las bases. Él, o su lista oficialista, deberá pasar también por el resultado de las urnas, así que el 8 % de una, y además podemos decir durante la campaña que en ocho años le hicimos un paro a Pulti.

Ahora Pérez, ha elegido la variante del relato que no cierra. Exaltó a la ARM por los resultados de la recaudación en los meses de mayor actividad, sino pagan ahora no pagan más, por un lado y luego el plan de beneficios con tasas del 30 % / 40 % anual, ofrece 10 % de descuento a quienes adelanten el pago anual más el 5 % para quienes estén al día. ¿Tendrá homologado el título? O será un contador exitoso, con esos cálculos.

El sindicato y el D.E. han convivido y explotado lo mejor del modelo. La relación ha sido fructífera al cabo de casi 8 años. El sindicato municipal y el intendente Gustavo Pulti, han disfrutado de un estado de gracia que se agota inexorablemente. El problema es que ahora no alcanza, ya no hay para todos, y las cuotas de porcentajes de actualización, quedan en la retaguardia de la cola de la inflación, que pega en el poder adquisitivo.

En los últimos meses se han sucedido consideraciones políticas y técnicas sobre cuáles han sido los recursos que se han empleado para pagar los sueldos. Se ha girado en descubierto, se han compensado cuentas, se han transferidos fondos afectados, hubo adelantos del Tesoro Nacional, y en estos casos todos los caminos conducen a Roma.

Históricamente existían tres razones para que los intendentes vivan sin conciliar el sueño: paro de municipales, paro de camioneros y paro de transporte, en la actualidad a esas preocupaciones deberían agregarse los temas de inseguridad y los fenómenos naturales de tipo climáticos.

Esta agenda lejos de estar cerrada se amplía. Los municipales han sostenido un par y paso con el Departamento Ejecutivo, y con ese especial olfato que los caracteriza, han advertido que el gobierno municipal está en el mayor desafío de su gestión: un tercer mandato que le asegure su propia sucesión al intendente, obligado a apostar el resto para que no se derrumbe lo que ha construido con su obstinada y testaruda vida política.

Comentá la nota