El paro nacional del 6 de abril reavivó la brutal interna en la CTA Autónoma

El paro nacional del 6 de abril reavivó la brutal interna en la CTA Autónoma

Micheli junto a Yasky se suman a la medida de fuerza de la CGT, pero mantienen la propia, programada para el 30 de marzo. En tanto, ATE intenta “vaciar” esa jornada, y confirmó que no se sumará. Sectores “independientes”, como la CICOP, participarán de las dos protestas.

En el último plenario nacional, ATE decidió sumarse al paro nacional del 6 de abril, pero no al paro antes planteado por Hugo Yasky y Pablo Micheli. Pese a que en conversaciones informales los dirigentes habían adelantado que se sumarían a la jornada de protesta, finalmente se decidió adherir a la que consideran más importante. Más allá de los argumentos esgrimidos, lo que quedó de manifiesto en la interna brutal que vive la CTA Autónoma, dividida por las diversas miradas sobre la realidad y el manejo de la estructura interna. Para el entorno de Micheli, lo que intenta el grupo disidente es “vaciar” la jornada, para debilitar la posición del dirigente puertas adentro. Un grupo de gremios que no se alinean con los dos espacios decidieron sumarse a los dos paros, y marcan una “tercera posición” dentro de la central.

El enfrentamiento de Micheli con buena parte de la dirigencia –encabezados por Hugo Godoy de ATE, Víctor de Gennaro y Ricardo Peidro –parece no tener vuelta atrás. Cuando se lanzó el paro propio, algunos dirigentes estatales dijeron que existía “un compromiso de apoyar la lucha, mostrando unidad contra el ajuste”. Pero en dos encuentros posteriores se decidió no apoyar la jornada. “En reuniones anteriores se dijo que los estatales se iban a plegar a las medidas de fuerza, cualquiera fuera su organizador. Pero ahora primó la lucha interna, el intento de ‘vaciar’ el paro de Micheli y Yasky”, le confió a Gestión Sindical un dirigente de ATE, en estricto off.

Esta idea fue ratificada este lunes, cuando la conducción de la CTA Perón, como se conoce al grupo “rebelde”, se reunió para analizar el escenario. En este contexto, se decidió mantener la adhesión al paro nacional de la CGT, del próximo 6 de abril, pero no sumarse formalmente al de las dos CTA. Si algunos gremios realizarán actividades, en el marco de sus propios planes de lucha. “No sé quien le arma la estrategia, son funcionales a los planes del gobierno. Hoy necesitamos más unidad, pero parece que privilegian los intereses propios a los de los trabajadores”, agregó el mismo dirigente, notablemente molesto.

El enfrentamiento entre Micheli y ATE se agudizó este año, cuando la mayoría de la dirigencia formalizó su salida de la CTA Autónoma, y formó la CTA perón. Allí confluyen la mayoría de los gremios del espacio, y son muy críticos del manejo del ahora aliado de Yasky respecto de la central, tanto en lo político como en lo gremial. Además, le achacan no haber apoyado en su momento la candidatura presidencial de De Gennaro, y coquetear con Progresistas, el frente que formó el GEN y el Socialismo, para ser candidato a diputado. Incluso algunos aseguran que se le ofreció ser candidato a vicepresidente de Margarita Stolbizer. Los manejos ·personalistas” de Micheli fueron objeto de críticas, y a mediados del año pasado un documento hizo público el malestar. Del otro lado, acusan a estos dirigentes de intentar poner a la CTA al servicio de Unidad Popular, el partido político formado por el diputado nacional, y de dividir a la central “siendo funcional al oficialismo”.

En tanto, un grupo de dirigentes se mantiene independiente de la disputa, y en esta jornada marchará ambos días. Según le confirmó a Gestión Sindical el titular del gremio médico CICOP Fernando Corsiglia, “cuando se determinó el paro de las dos CTA la decisión fue que si aparecía el paro de la CGT en una fecha próxima, se iba a intentar confluir con esa fecha. Entendemos que vamos todos a la medida general del día 6, aunque se irá definiendo con el correr de los días”. Los profesionales de la salud evitaron hasta el omento definirse respecto de la fractura de la CTA, y pidieron unidad para enfrentar las políticas oficiales. “Queda abierta la discusión de la modalidad de ese día de paro, y eventualmente a realizar acciones el día 30. Entendemos que habrá conversaciones al respecto, estamos abiertos a participar de todas las acciones que incluyan manifestarse en la calle los reclamos que tenemos”, remarcó Corsiglia. Cabe destacar que el 29 y 30 habrá paro en los 80 hospitales provinciales, y se definió marchar a las 15 horas junto a la CTA. 

Coment� la nota