La CTA va al paro nacional y quiere sumar a Moyano

La CTA va al paro nacional y quiere sumar a Moyano
Por Ricardo Carpena.

Hugo Moyano fue aplaudido ayer al hablar en la apertura del congreso nacional de la CTA disidente, que lidera Pablo Micheli, pese a que el auditorio, con fuerte presencia de representantes de izquierda, simbolizaba al clásico adversario ideológico del sindicalismo peronista.

Pero el líder de la CGT Azopardo tuvo la suerte de abrir y no de cerrar el encuentro: hoy, los 1.200 delegados ceteístas aprobarán la realización de un paro nacional el 15 de mayo contra “el ajuste del Gobierno”, protesta sobre la que el moyanismo aún no está muy convencido porque cree que es difícil garantizar su éxito.

En su discurso, Micheli anticipó anoche la decisión de avanzar con la huelga de 24 horas, aunque no tenga el respaldo de Moyano. En la CTA rebelde había dirigentes que preferían primero consensuar la protesta con el líder de la CGT opositora, pero se impuso la idea de Micheli, que ahora buscará convencer a Moyano de sumarse.

Uno de los dirigentes que mejor conoce al camionero dijo anoche a Clarín que el consejo directivo de la CGT Azopardo analizará el martes próximo la posibilidad de llamar a la huelga, aunque el titular cegetista cree que se trata de una apuesta riesgosa: si no tiene un alto acatamiento, será interpretada como un triunfo del Gobierno.

Hasta ahora, la CGT opositora mantiene en firme su decisión de marchar al Congreso el 30 de abril, con el fin de presentar ante los legisladores el millón de firmas que se necesitan para habilitar, mediante el sistema de consulta popular, el tratamiento legislativo del proyecto de ley que universaliza las asignaciones familiares.

En medio de estos vaivenes acerca del paro nacional, la invitación de Micheli a Moyano a hablar en la inauguración del congreso ceteísta simbolizó la buena relación que mantienen. Ayer, en Costa Salguero, el escenario parecía, a priori, adverso para el camionero, que llegó acompañado por su hijo Pablo y Juan Carlos Schmid (de Dragado y Balizamiento).

En la sala se destacaban dirigentes de izquierda, como Hermes Binner, Pino Solanas, Vilma Ripoll, Fabio Basteiro y Mario Mazzitelli (llamaba la atención la presencia del auditor general de la Nación, el radical Leandro Despouy).

Moyano se sentó al lado del ferroviario combativo “Pollo” Sobrero y siguió atentamente el cálido homenaje que se le rindió al sindicalista y ex embajador Carlos Custer.

Cuando Moyano fue presentado por Micheli, los delegados aplaudieron, sin vítores, aunque hubo un par de silbidos aislados. El camionero destacó la importancia de la “unidad en la acción”, recordó que en 1984 fue a la asunción de Víctor De Gennaro en ATE y rememoró “los años de lucha en conjunto”. Y cerró: “Estamos en la pelea con quienes estuvieron siempre, los trabajadores argentinos”.

Comentá la nota