El paro se notó por la falta de trenes y por la adhesión de los docentes a la huelga general

El paro se notó por la falta de trenes y por la adhesión de los docentes a la huelga general
También adhirieron a la protesta los bancos, los camioneros, los trabajadores de peajes y operarios de otros gremios. En los comercios, el acatamiento fue dispar
El paro nacional convocado por la Central de Trabajadores Argentino (CTA) que lidera Pablo Micheli y acompañados las Confederación General del Trabajo, Azopardo y Azul y Blanca, tuvo algunas repercusiones en la ciudad, pero no impidió que los comercios continúen abiertos. Desde temprano los servicios de transporte público fueron los más afectados, ya que la línea Roca no funcionó por la adhesión al paro de los banderilleros, mientras que la mayoría de las líneas de colectivo funcionaron con la continuidad de día domingo. Sin embargo, tanto la empresa 263 San Vicente decidió suspender sus servicios al igual que la 129, donde un colectivero fue atacado en La Plata y los choferes de adhirieron a la protesta. En la Autopista Buenos Aires-La Plata los peajes levantaron sus barreras, aunque por los diferentes cortes en distintos puntos de la provincia no hubo un gran caudal de automovilistas. Las escuelas fueron otro punto donde la protesta se hizo sentir, con gremios locales fuertes, hubo pocas clases en los colegios estatales. Desde SUTEBA quilmes aseguraron que el paro tuvo un noventa por ciento de acatamiento entre los afiliados y hasta hubo escuelas privadas que no tuvieron clases. Lo mismo en el Hospital Isidoro Iriarte donde los médicos agremiados en CICOP protestaron, colgaron pasacalles con sus reclamos y sólo se atendieron las guardias.Si bien en el centro de la ciudad, los comercios mayoritariamente estuvieron abiertos, la adhesión del gremio de bancarios hizo que haya menos circulación. Además cabe destacar que desde la noche del lunes no había dinero en algunos cajeros automáticos. El gremio de Camioneros hizo sentir su presencia en la Cervecería Quilmes, donde se agruparon en la puerta y durante las primeras horas de la mañana impidieron el ingreso a la planta. Además generó complicaciones la falta de distribución de combustible, lo que hizo el cierre de la mayoría de las estaciones de servicio y, desde el domingo por la noche, la falta de recolección de residuos, como ocurrió en diferentes puntos del Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires.

Una fábrica que se mantuvo sin actividad

Uno de los lugares donde se sintió el paro en la ciudad fue en la empresa Kimberly Clark, donde los empleados realizaron cese de actividades y permanencia en la puerta del lugar, sosteniendo las iniciativas de la movilización nacional.Diego Altamirano, delegado de la empresa aclaró: "estamos acatando el paro dictado por la Federación que está alineada con la CGT de Moyano". Sobre el acatamiento en la empresa con que: "apalancados por la patronal ingresaron sólo diez personas y prácticamente todas de mantenimiento, cuando en total somos casi 150 empleados". Finalmente, Altamirano reiteró el pedido que tiene contra Kimberly Clark: "dentro de los reclamos que tenemos en la empresa, la ley de ART es muy importante para nosotros. Ya que la patronal le está dando el alta a compañeros que tenían días de reposo dados por los médicos. Hace dos meses habíamos hecho un escrache por esta situación, porque no pueden pasar por las decisiones médicas y la salud de los compañeros".

Comentá la nota