A un día del paro, recrudece la pelea entre los gremios y el Gobierno

A un día del paro, recrudece la pelea entre los gremios y el Gobierno

Funcionarios salieron a defender el impuesto y negar cambios. Los sindicatos dicen que la huelga será contundente y amenazaron con más medidas

A 24 horas del paro nacional en reclamo del aumento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, se acrecentaron los cruces entre el Gobierno y los gremios. Durante el fin de semana, varios funcionarios de la administración de Cristina Kirchner salieron a mostrar firmeza en su postura, con un mensaje claro: no se retrocederá ante el reclamo sindical.

Así se desprendió de las palabras del ministro de Economía, Axel Kicillof, que en una entrevista a un diario desechó la posibilidad de realizar cambios en Ganancias. "Creo que el mínimo no imponible está muy bien en el nivel en el que está, porque se ajustó muy fuerte hace dos años; después lo de las alícuotas se puede discutir, pero hay muchas formas de discutirlo", señaló el ministro. A sus declaraciones se sumaron las del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, quien cuestionó a los sindicatos por impulsar la protesta contra Ganancias, "un impuesto que afecta sólo al 10% de los trabajadores". "Esto nos llama mucho la atención, nos preocupa no como Gobierno sino como argentinos que estamos yendo a una huelga convocada por un subsector del Transporte, y este sector convoca con el eje fundamental, exclusivo, del Impuesto a las Ganancias, un impuesto que afecta sólo al 10% de los trabajadores de más altos ingresos", afirmó Tomada, en diálogo con radio 10. 

Mientras los gremios ajustan los últimos detalles para mañana, el jefe de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) autónoma, Pablo Micheli, sentenció que "si se hace una encuesta, la gente te dice que quiere parar porque tiene 20 razones para hacerlo". De hecho, el referente gremial fue más lejos advirtiendo ayer que los gremios podrían organizar un nuevo paro de 36 horas, luego de concretarse la huelga de 24 horas. "Si no hay respuestas, esto nos lleva a un paro de 36 horas", amenazó el sindicalista.

En tanto, fuentes gremiales consultadas por la agencia Dyn advirtieron que el Gobierno intentará reunir hoy a las cámaras del autotransporte de pasajeros en la Casa Rosada "con la intención de forzar a los empresarios a sacar a las calles a trabajar a los colectivos". Mientras definen si realizan cortes de calles para impedir la circulación durante la huelga, distintas centrales gremiales que adhieren a la medida de fuerza aseguraron que la huelga "será contundente", por lo que reclamaron que el Gobierno "escuche las demandas de los trabajadores". Desde la CGT moyanista, el jefe del gremio de Judiciales, Julio Piumato, pronosticó que el paro marcará "una jornada histórica" con un reclamo "contra la precarización laboral, contra el impuesto al trabajo y por aumento de emergencia a jubilados". Por su parte, el Partido Obrero (PO) afirmó que la medida de fuerza "crece" en adhesiones y vaticinó que representará un quiebre en la CGT oficialista.

El paro impulsado inicialmente por unos 22 gremios del transporte afectará las habituales actividades en diferentes puntos del país, incluso a las de bancos, hospitales y administración pública, entre otros sectores, además de trenes, colectivos y subtes.

Comentá la nota