Paro del sindicalismo opositor

Paro del sindicalismo opositor

El transporte público está afectado por la protesta gremial de las CGT de Moyano y Barrionuevo y la CTA opositora; desde la medianoche, es alto el acatamiento de la huelga

El paro convocado por el gremialismo opositor paraliza el país. No funciona el transporte público en Capital, el cornubano y varios puntos del país, y la huelga se refleja en la escasa presencia de personas en las calles.

Desde las 0, en Buenos Aires no hay colectivos, trenes ni subtes. Tampoco hay vuelos domésticos que salgan de los aeropuertos, aunque sí hay vuelos internacionales. Por la adhesión de la UTA, el transporte urbano y los ómnibus de corta, media y larga distancia no funcionan en todo el país.

Además, están cerradas las estaciones de servicio, por lo que los choferes de taxis circularán hasta que se les acabe el combustible. En las rutas están levantadas las barreras de los peajes, aunque algunas concesionarias anunciaron que operarán con personal jerárquico.

No hay actividad en los puertos por la adhesión de los doce gremios enrolados en la Federación Marítima y Portuaria. Hoy no habrá servicio de recolección de basura. Y tampoco funcionará el transporte de cargas de caudales. El gremio de La Bancaria no adhiere al paro tras la firma de las paritarias del sector, pero la atención al público se resentirá por las dificultades del personal para llegar a las entidades bancarias.

En los hospitales, los médicos de la CTA opositora participan de la medida. La huelga se sentirá en varias provincias, sobre todo en Buenos Aires donde adhieren los médicos de la Cicop. Hay, sin embargo, guardias de emergencia.

La administración pública no atiende en las dependencias provinciales y municipales, y los tribunales tendrá actividad reducida debido a la adhesión del gremio de los Judiciales.

Comentá la nota