El paro se sintió de manera dispar en la ciudad capital

El paro se sintió de manera dispar en la ciudad capital
En las escuelas el ausentismo de los alumnos fue notorio. Los empleados de comercio, bancarios, ATE y UPCN no se plegaron a la medida. El movimiento se resintió por la falta de transporte urbano

La medida de fuerza impulsada por la CGT conducida por el gremialista Hugo Moyano, se hizo sentir de manera dispar en Santa Fe. Los trabajadores estatales nucleados en UPCN y ATE, y bancarios, no se sumaron al paro, al igual que los docentes de Amsafé y Sadop, y los empleados municipales de Asoem, pero el movimiento general se vio resentido ante la ausencia del transporte urbano de pasajeros. En las escuelas públicas el paro impactó de manera importante. La ausencia de colectivos y la decisión de los transportistas escolares de no trabajar por no contar con seguro, fue determinante. Los docentes con domicilio a más de 20 cuadras de su establecimiento educativo tenían la inasistencia justificada. Al igual que los maestros, porteros, personal de comedores y administrativos tampoco se plegaron al paro. Sin embargo, en la mayoría de las instituciones educativas de la ciudad la ausencia de alumnos fue elevada o total, lo cual se atribuyó al paro del transporte público de pasajeros, ya que la gran mayoría se moviliza hacia los establecimientos en colectivo. Mientras tanto, en las oficinas y dependencias públicas la ausencia del personal fue elevada. En el caso de API y el Correo, el ausentismo trepó a un 80% resintiendo la atención al público. El panorama en la Terminal de Ómnibus de Santa Fe fue desolador. En el ala sur se podía observar a los colectivos de las empresas interurbanas estacionados en sus respectivos hangares, mientras que las plataformas lucieron totalmente desiertas. En horas de la mañana, las boleterías y la mayoría de los locales comerciales estaban absolutamente cerrados. Sólo el personal de seguridad hizo presencia en las instalaciones de la terminal. El Sindicato de Empleados de Comercio no adhirió al paro y los negocios trabajaron de modo normal. Desde el Centro Comercial confirmaron a Diario UNO que la actividad del sector fue casi normal. A pesar de no contar con cifras exactas sobre el acatamiento a la medida de fuerza, Fabián Zanutigh, gerente del Centro Comercial, señaló que en su gran mayoría los trabajadores del sector cumplieron con su responsabilidad y asistieron a sus puestos de trabajo. “Tanto los dueños como los empleados abrieron las puertas y estuvieron trabajando por lo menos hasta el momento, –confirmó Zanutigh a Diario UNO. No podemos dar cifras, porque no realizamos ningún relevamiento, pero estamos en condiciones de afirmar que la gran mayoría sin lugar a dudas abrió sus puertas normalmente”. En lo relacionado al tránsito de taxis y remises se observó una actividad moderada ya que los mismos eran conducidos, en su mayoría, por los propietarios de las unidades, mientras que la ausencia de movilidad masiva derivó en un acatamiento dispar a la medida de fuerza. A pesar de que el gremio que representa a los obreros de Estaciones de Servicio adhirió a la medida de fuerza, el ritmo de trabajo en las expendedoras de combustible fue dispar. Registrándose un servicio normal en algunas y la nulidad en otras. Si bien los trabajadores bancarios no adhirieron a la medida de fuerza y atendieron al público, la presencia de gente en las entidades fue muy baja. Desde el sector advirtieron que podrían suscitarse algunos inconvenientes con el clearing y la recarga de los cajeros automáticos. Por su parte, la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de Santa Fe se sumó a la medida y los empleados no concurrieron a sus tareas, al igual que el personal nucleado en la Asociación de Empleados Personal Legislativo (Apel). Cortes parciales

Diferentes organizaciones políticas, sociales, sindicales, estudiantiles y culturales se movilizaron en la jornada de ayer realizando cortes en diferentes calles y accesos de la ciudad. Quienes transitaron por Av. Freyre y Tucumán, Facundo Zuviría y Hernandarias, Teniente Loza y Blas Parera sufrieron las consecuencias de los cortes que tuvieron lugar desde las 10.30. Allí, las organizaciones aprovecharon la ocasión para llevar adelante una volanteada con la cual explicaban las razones de la movilización. “Es un paro político, no es un paro contra el gobierno, sino que es un paro a favor de los trabajadores que hoy venimos sufriendo la crisis económica que no la paga el gobierno y sí la pagamos nosotros”, dijo a Diario UNO Jimena Sosa del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST). Opinión propia

Una encuesta realizada por Diario UNO en su sitio web reflejó la opinión de los santafesinos en relación al paro. En ésta el 60% de los lectores del UNO se manifestó en contra de la medida de fuerza. Mientras que un 31% se mostró en conformidad con la huelga impulsada por el gremialista Moyano.

Comentá la nota