El paro se sintió sólo en algunos sectores

El paro se sintió sólo en algunos sectores

El paro dispuesto por algunos gremios tuvo una incidencia relativa en General Pico, ya que se sintió con fuerza en el sector bancario, donde la actividad fue nula, pero no en otras áreas, donde la jornada fue casi normal. Por ejemplo, pararon los trabajadores nucleados en el Sindicato de Luz y Fuerza, pero el resto …

El paro dispuesto por algunos gremios tuvo una incidencia relativa en General Pico, ya que se sintió con fuerza en el sector bancario, donde la actividad fue nula, pero no en otras áreas, donde la jornada fue casi normal. Por ejemplo, pararon los trabajadores nucleados en el Sindicato de Luz y Fuerza, pero el resto de los gremios que nuclean a los empleados de Corpico trabajaron normalmente.

Por otra parte, fue alta la adhesión entre los empleados de las estaciones de servicio, pero los trabajadores judiciales realizaron sus tareas con normalidad, a pesar que se había adelantado que se plegarían al paro.

Llamativo fue lo de los empleados Municipales. El SOEM había anunciado que no adherirían a la protesta, pero un grupo de trabajadores decidió no trabajar, poniendo énfasis no sólo en el impuesto, sino en las condiciones de trabajo.

Pedro Lucero: “Aprovechamos la medida para exponer nuestra situación”

Pedro Lucero, trabajador del corralón municipal, fue el vocero del grupo que ayer no salió a trabajar. “Hemos decidido parar porque hay compañeros que le descuentan desde 1.500 a 7 mil pesos de Impuesto a las Ganancias, porque tienen más de 40 años trabajando en la Municipalidad. Además, acá nos deben la ropa, el calzado, las horas extras las pagan al 50 por ciento, nos deben el aguinaldo de las horas extras… y metimos todo en la mismo bolsa. Adherimos al paro por el Impuesto a las Ganancias”, aseguró.

Aclaró que la decisión se tomó “por la mañana, nos reunimos y decidimos que quien quisiera parar, que lo hiciera; no obligamos a nadie. Quien dijo que no parábamos fue (Jorge) Figueroa (Secretario General del SOEM), pero a nadie le consultó. Algunos muchachos de la recolección salieron, pero yo no”.

Reveló que antes de la media mañana “vinieron algunos funcionarios a preguntarnos porqué habíamos parado, queriendo tomar nota de quienes no estaban trabajando, pero nosotros nos negamos y (Héctor) Corredera se enojó. Finalmente el hombre nos pidió disculpas y nosotros le explicamos que el paro no era contra él, sino que queríamos utilizar este escenario para mostrar cuál es nuestra situación”.

“Unos 60 empleados son los que pararon, entre paleros, camioneros y la gente que anda abajo, pero me gustaría aclarar que esto no es contra la Municipalidad, aunque estamos reclamando también lo que se nos debe. Lamentablemente el sindicato hace 5 años que no existe, porque dejaron de existir durante los cuatro años que asumió esta conducción y durante el año que llevan de arriba. Figueroa ha venido al corralón sólo para hablar con los funcionarios y arreglar los problemas de ellos, nada más”, enfatizó Lucero.

“Yo no voy al sindicato, pero otros muchachos han ido con algunos problemas y la verdad es que no soluciona nada, enseguida te mandan a hablar con los abogados… eso lo puede decir cualquier compañero de los que no se siente representado por el sindicato. Vas con un problema, y te echan más tierra encima”, reconoció.

“Contra la Municipalidad no tenemos nada, estamos bien, nos pagan bien, no hay nada contra ellos, el único problema son las horas extras, que nos pagan el 50 por ciento desde hace más de ocho meses. El 20 nos pagaron la mitad y no sabemos cuando cobraremos la otra mitad”, concluyó.

Pablo Lobos: “Pararon entre 49 y 50 empleados”

El subdirector de Residuos Sólidos Urbanos, Pablo Lobos, sostuvo que a pesar que el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales decidió no adherir al paro “hubo un grupo de trabajadores que si lo hicieron. Sobre el servicio de recolección domiciliaria, donde hay afectados 12 vehículos, seis que trabajan por la noche y otro tanto que lo hace por la mañana, hay que decir que los seis de la noche trabajaron normalmente y de los de la mañana hubo cinco que también lo hicieron, en tanto sólo el camionero y el personal titular de ese camión, se sumó a la protesta. De sesenta operarios, sólo tres hicieron paro”.

Agregó que en cuanto al barrido “los monotributistas trabajaron normalmente y pudo haber quedado algún camionero, y en cuanto a la recolección especial salió una máquina, con los dos ayudantes y dos camiones. Si quedaron tres máquinas con sus conductores y ayudantes, en tanto que de la gente del taller, algunos están trabajando y otros no. En total deben ser entre 40 y 50 personas las que pararon”.

El funcionario explicó que el reclamo principal “tiene que ver con una cuestión nacional, no somos nosotros los que podemos solucionarle el pedido en cuanto al impuesto a las ganancias, y por eso también el área pertinente evaluará cuáles son las medidas que hay que tomar con la gente que paró”.

Lobos aseguró que los funcionarios “no fuimos avisados del paro, de hecho el servicio de recolección de residuos trabajó normalmente, por lo tanto, si hubiera existido previamente la decisión de parar, esos chicos no hubieran trabajado o, por lo menos, habido alguna manifestación”.

“Hoy (por ayer) a la mañana, algunos muchachos sintieron la necesidad parar por el impuesto a las ganancia, y así lo hicieron. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los operarios cobran más de 15 mil pesos mensuales, por eso están afectados por ese tributo, y cuanto más alto sea sueldo, más tienen que aportar, pero eso no es algo que podemos resolver nosotros”.

Sobre los reclamos puntuales hacia la Municipalidad, Lobos dijo que “acá trabajan más de 300 personas y, por ejemplo, siempre tratamos la limpieza del baño, porque hay una persona que se ocupa de eso y algunos que no cuidan en absoluto la higiene. Por ejemplo, a las 10:00 de la mañana ya hubo que limpiarlo dos veces, porque hay quienes tiran agua al piso, se hace barro… el baño se limpia todos los días”.

Reconoció que “es cierto que hay cosas para mejorar, de a poco vamos haciendo cosas, pero hay que tener en cuenta que en la sala de estar no debería haber mucha gente, porque los empleados vienen, fichan y tienen que salir a trabajar a la calle. Acá no hay un área de oficinas que justifique la presencia de ellos acá. Nuestra función es la de recolectar los residuos, mantener las calles de tierra o barrido. Si un día llueve, el personal está un rato y se va a la casa, fundamentalmente si nos damos cuenta que la situación climática se va a prolongar a lo largo de la jornada. Tampoco es que acá tienen que estar tolerando algo fuera de lo normal”.

Lobos insistió que “el reclamo arrancó por Ganancias, y después se sumó lo demás, pero con la mayoría de los operarios hemos conversado y les hemos dicho que las cosas se van a ir haciendo, pero tenemos que ir avanzando de acuerdo con los recursos con los que contamos. Lamentablemente no podemos hacer todo junto”.

En Corpico

En la cooperativa eléctrica local la actividad fue normal en la mayoría de los servicios, y sólo se vio afectado el de Energía Eléctrica, habida cuenta que los trabajadores nucleados en Luz y Fuerza se plegaron a la medida y sólo ofrecieron las “guardias”.

Sí concurrieron a trabajar los empleados pertenecientes a la UTA (transporte urbano), SIPOS (Agua Potable y Saneamiento Urbano), Empleados de Comercio, Rama Fúnebre, Telefónicos, UOCRA, Sanidad y los que están fuera de convenio, por lo que pararon un centenar de trabajadores, sobre un total de 285 que tiene la Cooperativa.

Desde el Concejo de Administración de la entidad solidaria se dio a conocer una nota enviada por dirigentes de Luz y Fuerza en la cual, más allá de dar a conocer las causas que los llevaron a adherir al paro, se deja en claro que “más allá de las medidas adoptadas es importante remarcarles que no existe ningún conflicto con la cooperativa y que el personal afectado a guardias trabajará de forma normal asegurando la prestación del Servicio Eléctrico”.

Comentá la nota