Paro de taxis y suba de tarifa a la vista

Paro de taxis y suba de tarifa a la vista

Hoy no trabajarían permisionarios y peones. Reclaman un aumento y un bono de $ 2.000, respectivamente. El Ejecutivo accedió a revisar el costo del servicio, pero se desligó de compromisos salarialeS. El precio del boleto urbano, también en carpeta.

Como ocurre cada de fin de año, y más en contextos inflacionarios como el actual, arrancó la cuenta regresiva para aplicar aumentos de tarifas en servicios públicos. En la ciudad de Córdoba, el secretario de Transporte, César Ferreyra, confirmó que antes de que cierre el mes enviará al Concejo Deliberante un pedido para actualizar la tarifa de taxis y remises, y se descuenta que también en diciembre ocurrirá lo propio con la tarifa del transporte urbano.

En ninguno de los dos casos se conoce todavía de qué magnitud serán los ajustes, pero es casi un hecho que se concretarán, sea dentro del período de sesiones ordinarias que fue prorrogado hasta el 15 de diciembre, o bien en extraordinarias.

La promesa oficial de incremento en el servicio de taxis se dio ayer, en medio de una amenaza de los distintos representantes de esa actividad de realizar hoy un paro por 24 horas.

Los peones de taxi ya marcharon la semana pasada, en reclamo de que el municipio les pague un bono especial de fin de año por dos mil pesos y también que incremente controles al transporte ilegal; y a su vez, los permisionarios presionan por la suba tarifaria y la suspensión del pago de aranceles.

Ferreyra admitió que corresponde una actualización. “Tiene lógica. El último ajuste fue en mayo y fue de 22,5 por ciento”, dijo.

Además de la inflación, se indicó que los taxis y remises no reciben subsidios y que todas las variables que los involucran se disparan. Por caso, un vehículo que a principios de año costaba 100 mil pesos, hoy no baja de 140 mil pesos, y las cuotas de autoplanes se actualizan a ese mismo ritmo.

No obstante, el funcionario mestrista descartó de plano el pago del bono requerido por los choferes. En este caso, señaló que “no corresponde”, porque no hay vínculo laboral entre el municipio y esos trabajadores.

“Algunos quieren que los consideremos como a los choferes de UTA, donde sí se ponen subsidios, pero es diferente. Los taxis no son servicio totalmente público, con recorridos, frecuencias y demás exigencias del transporte urbano”, comparó Ferreyra.

Frente a esta posición oficial, nadie está en condiciones de asegurar cómo impactará la medida de fuerza anunciada por taxistas y quiénes adherirán a la misma.

También los colectivos

En lo que respecta a la tarifa de transporte urbano, las empresas prestatarias pidieron llevarla de 5,30 a 7,50 pesos, considerando que la última actualización data de febrero último. En rigor, señalan que sus estudios técnicos dan una tarifa de entre 9 y 10 pesos, pero saben que son cifras imposibles de plantear.

La Municipalidad dijo, como primera reacción, que en principio no habría aumentos hasta 2015, pero en los últimos días cobró fuerza la versión de que el aumento se cerrará en diciembre para que rija a partir del 1° de enero.

En paralelo, desde la oficina de Ramón Mestre apuntan los dardos a la Nación. El lunes, el intendente reunió a los diputados nacionales de la UCR por Córdoba para pedirles que insistan los pedidos de distribución ecuánime de los subsidios nacionales al transporte.

El municipio distribuyó un ejemplo contundente: una empresa de Córdoba (Coniferal) recibe de la Nación 45.800 pesos por mes por unidad, mientras que una empresa de Buenos Aires (Dota) recibe 62.400 pesos en el mismo concepto. Una empresa tipo de Buenos Aires (Ejemplo: Dota). La diferencia supera el 35 por ciento.

Inspectores

Parados. La Justicia liberó al inspector municipal Bruno Luna, imputado de lesiones leves por golpear a un automovilista en un procedimiento. No obstante, sus compañeros seguían de paro, pidiendo que el intendente Ramón Mestre los reivindique como poder de policía municipal. 

Dispar. La Justicia, en cambio, nada reprochó a Hugo Pérez Moncada, el particular que había estacionado mal su auto y que también –según los municipales– habría embestido al inspector Luna. Los inspectores identificaron a ese hombre como “infractor serial”, que lleva acumuladas 30 actas este año, por todo tipo de infracciones. “Nos imputan a nosotros, y a él, que viola todas las normas, no le dicen nada”, se quejaron.

Comentá la nota