El paro tuvo alto acatamiento en Tucumán pero no fue total

El paro tuvo alto acatamiento en Tucumán pero no fue total
El paro nacional convocado por Mayano y Barrionuevo se desarrolló ayer en Tucumán sin transporte, ni educación pero con parte del comercio abierto y los bancos funcionando en su totalidad.

El paro convocado por el camionero Hugo Moyano y el gastronómico Luis Barrionuevo se cumplió ayer en Tucumán con menos impacto del esperado. A pesar de que el transporte se adhirió la actividad en el microcentro se desarrolló con casi normalidad. Se avizoraron algunos comercios y bares cerrados, los bancos funcionaron con normalidad. Hasta la noche no fueron pocos los locales comerciales que atendieron. El movimiento mermó por la tarde. Las escuelas tampoco trabajaron, tanto las públicas como privadas. Esto fundamentalmente al paro de la Unión Tranviarios Automotores (UTA). Hubo por la mañana algunos cortes de rutas.

A pesar de todo esto el sabor de paro nacional que se vivieron años atrás cuando parecía un feriado absoluto, lejos estuvo ayer de presentarse, por lo menos con esas características. Al recorrer las calles el tráfico no era el más intenso pero tampoco de los más tranquilo. En ningún momento del día parecía domingo. La situación gremial es compleja, porque hay tres CGT, la oficial es la del Metalúrgico Antonio Caló, la cual perdió Moyano y la otra la de Barrionuevo. Por lo tanto gran parte de los gremios pertenecen a la de Caló, la que durante muchos años lideró Moyano, ahora en la vereda del frente. La Central de Trabajadores Argentinos (CTA) todavía no puede dar cuenta de la fuerza de una central, la que también está dividida entre Micheti (opositor) y Yasky (oficialista). UTA que venía jugando a favor del gobierno decidió plegarse a Moyano, como también lo hicieron varios partidos de la izquierda trotkista como el Partido Obrero (PO) o el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y por la ultra derecha la Sociedad Rural Argentina (SRA). De coherencia ideológica mejor ni opinar.

El gobernador José Alperovich manifestó ayer su desacuerdo con el paro nacional pero aclaró que los trabajadores tienen derecho a hacer huelga. Durante su recorrido por obras en Villa Amalia, al este de esta capital, sostuvo: "Se obliga a parar porque no hay colectivos. Los negocios están abiertos, está funcionando casi todo".

En diálogo con la prensa, el mandatario tucumano agregó: "Creo que la gente quiere seguir trabajando, cuidando el empleo. Hay otra manera de protestar pero es cierto que estamos en democracia, tienen derecho cada uno a parar o a no parar, no obligarla a la gente que no vaya a trabajar porque no hay transporte"

Comercio casi normal

"El comercio abrió en un ciento por ciento esta mañana, aunque hubo entre un 70 y un 80% de actividad, porque afectó la falta de transporte. Pero no fue tan grave", evaluó el presidente de la Cámara de Comerciantes de San Miguel de Tucumán, Raúl Fioretti. De manera similar se manifestó Oscar Cano, dirigente del Sindicato de Empleados y Obreros del Comercio (SEOC): "El comercio abrió y hubo gente comprando. Ante la falta de ómnibus, hubo comercios que les pagaron el taxi a sus empleados, aunque la mayoría suele trasladarse en autos o en motos", recalcó.

Comentá la nota