El paro tuvo fuerza en la ciudad y no hubo clases

El paro tuvo fuerza en la ciudad y no hubo clases

También afectó al transporte urbano y de larga distancia. No se recolectó la basura.

El paro nacional que realizaron ayer las centrales sindicales opositoras repercutió con fuerza en la ciudad, con poco movimiento en las calles y escuelas cerradas durante toda la jornada. Tampoco hubo recolección de basura y en los hospitales atendieron con guardias mínimas. El Sindicato Ceramista, junto con otras agrupaciones, cortó la Ruta 7 por tres horas a la altura de Fasinpat; en tanto que la CTA marchó por el centro y exigió una reapertura de la negociación salarial frente a Casa de Gobierno.

Las garitas del colectivo urbano totalmente vacías y los numerosos taxis que iban y venían con pasajeros predominaron durante todo el día. También estuvo desierta la terminal de ómnibus. En el aeropuerto no llegaron ni partieron los vuelos comerciales y el último avión que debía arribar el lunes por la noche a Neuquén fue derivado a Mendoza, donde los pasajeros quedaron varados por más de 24 horas (ver aparte).

Nelson Belmúdez, secretario general de la UTA neuquina, contó que “el paro fue total desde la medianoche”. “Nosotros estuvimos en la terminal y no salió ningún colectivo”, dijo, y agregó que los choferes adhirieron a la medida por el mismo motivo que en el resto del país: modificar el impuesto a las ganancias (ver página 13).

Durante la jornada se formaron algunas colas en las paradas de taxis céntricas, pero los coches alcanzaron para cubrir la demanda. Ayudó que, por la falta de actividad en el aeropuerto y la terminal, los taxistas que operan en estas estaciones se volcaron a las calles. También hubo menos gente circulando por el alto acatamiento al paro en las escuelas públicas, a tal punto que casi no se dictaron clases.

Ariel Pino, titular de la seccional Capital de ATEN, indicó que la adhesión fue del cien por ciento y que ellos también marcharon por la convocatoria salarial para junio.

En los barrios, las bolsas de residuos se acumularon en los canastos. Pese a que se había anunciado que Cliba no haría la recolección, muchos vecinos sacaron igual la basura.

Además, el paro repercutió en la atención de las oficinas públicas y las empresas estatales EPAS y EPEN. En los hospitales y centros de salud, el acatamiento fue alto y, según se informó desde ATE, funcionaron con guardias mínimas.

Por la mañana, el Sindicato de Camioneros protestó sobre las rutas en Arroyito, Huincul, Añelo y Rincón, para reforzar el paro en el transporte de mercaderías. Carlos Rojas, secretario general del gremio, indicó que el acatamiento “fue total y afectó también la reposición de combustible y caudales”.  Sin embargo, la actividad en los cajeros automáticos y las estaciones de servicio fue casi normal. No se registraron faltantes de dinero o nafta y sólo se notó menos movimiento de gente de lo habitual.

El corte en la Ruta 7 se extendió de 8 a 11, con caminos alternativos. Al mediodía, una nutrida columna de trabajadores marchó por el centro y se concentró en la Gobernación, donde los dirigentes de la CTA reclamaron la apertura de mesas de discusión salarial, entre otros puntos.

Comentá la nota