Dos paros en la misma planta

"Los de adentro y los de afuera". Así se identifican los dos grupos de trabajadores en conflicto del frigorífico Uriburu: los 16 suspendidos que mantienen varada una carga para exportación y los activos, que todavía no cobran el aguinaldo.
Los conflictos laborales en plantas de faena se reiteran desde hace décadas, a lo largo y ancho de la provincia. El frigorífico Uriburu mantiene una prolongada situación con su personal, que ayer alcanzó su pico máximo de tensión con la realización de medidas de fuerza simultáneas, en la misma planta, por parte dos grupos de trabajadores.

Identificados como "los de afuera", aquellos 16 operarios que fueran "suspendidos sin goce de haberes" reclaman que la empresa cumpla un acuerdo firmado ante las autoridades provinciales y pague "una garantía horaria mientras dure la suspensión de tareas". Como medida de protesta, el martes a la tarde acamparon frente al frigorífico para impedir la salida de un camión cargado con carne congelada, y allí permanecen.

"Los de adentro" es el grupo que todavía tiene trabajo dentro de la planta y reclama el pago de "al menos una parte del aguinaldo". Ayer iniciaron un paro, y la respuesta de la empresa pretende enfrentarlos con sus pares suspendidos.

"Pagando el pato".

"Se habían comprometido a liquidar la quincena y mitad del aguinaldo, pero ahora nos dicen que si el camión no llega a la Aduana, no habrá plata hasta la semana que viene", denunció Darío Vélez, uno de "los de adentro". El contenedor, cargado con carne de caballo congelada, destinada al mercado europeo, seguirá varado en la planta mientras "los de afuera" mantengan su medida.

"Ellos siguen suspendidos, no les pagan, ni los echan", reconoció Vélez, consciente de que la empresa pretende enfrentar a los dos grupos. "Habían llegado a un acuerdo en Relaciones Laborales pero no se cumplió y los compañeros están sin plata porque tampoco cobran asignaciones", reconoció.

El propietario de Frigorífico Uriburu es Carlos Daniel Serrano, de Gualeguaychú, Entre Ríos, que opera en sociedad con su padre, Daniel Serrano. "Nos amenazan con cerrar la planta. Si salía el contenedor nos pagarían una parte del aguinaldo, y seguiríamos trabajando despacito, a la espera de un usuario" que estaría negociando la contratación de servicios de faena.

La llegada del usuario salvador depende "varios factores, entre ellos que la planta funcione a pleno con su personal y para eso deberían contratar más operarios". Vélez reveló que los Serrano "quieren echar a 16 y contratar a otros 30". "Compran caballos y jaulas, pero nos siguen debiendo plata. Nosotros siempre pagamos el pato", concluyó.

El futuro del conflicto es incierto y muy poco alentador. "La empresa realizó una denuncia y tenemos miedo de que quieran sacar a los de afuera con la policía. Eso sería muy grave", advirtió.

Comentá la nota