Por los paros municipales, el lunes la Intendencia trabajará al límite

Mientras la intendenta Mónica Fein volvió a reclamar a los agentes municipales una instancia de diálogo sin medidas de fuerza, los dirigentes del gremio en Rosario calificaron de "contundente" el nivel de acatamiento a la medida.
Mientras la intendenta Mónica Fein volvió a reclamar a los agentes municipales una instancia de diálogo sin medidas de fuerza, los dirigentes del gremio en Rosario calificaron de "contundente" el nivel de acatamiento a la medida de fuerza de 72 horas y exigieron una convocatoria a paritarias para los primeros días de la semana próxima. Lo cierto es que las oficinas municipales, al igual que los hospitales y centros de salud, se preparan para un lunes difícil y de mayor demanda, ya que el cese de actividades dejó más de 12 mil trámites en stand by en los seis centros de distrito, además de seis mil consultas médicas y unas 70 cirugías que deberán reprogramarse.

"Hace tres meses que estoy en la gestión. Tuvimos cinco días de paro con una propuesta de aumento del 23 por ciento. Creo que esto requiere que nos sentemos en una mesa y para dialogar", consideró ayer la titular del Palacio de los Leones.

Fein insistió en que se presentó "una proposición valiosa que está por encima de la inflación esperada. Pero el límite es la posibilidad de pagarlo sin afectar a la ciudad, que haya salud, medicamentos, que haya mantenimiento y recolección de residuos", señaló antes de indicar que, por el momento, no se evalúa descontar los días no trabajados. "Se hará un esfuerzo para sentarnos a discutir el lunes, sin paros de por medio", remató.

El secretario adjunto del gremio, Antonio Ratner, ratificó que "el lugar legitimado para seguir negociando son las paritarias" y dijo que espera un llamado "para el lunes o martes próximo".

Salud. Las áreas de salud fueron una de las más sensibles ante la medida de fuerza y el lunes, con inicio de la semana, se deberán buscar respuestas a las más de 6 mil consultas a médicos generalistas y especialistas que quedaron suspendidas en hospitales, centros de salud y el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (de Rosario (Cemar) y a las cerca de 70 cirugías que deberán ser reprogramadas.

"El eje principal del trabajo de esta semana será evaluar las prioridades y las urgencias de quienes quedaron en las listas de espera", señaló ayer el subsecretario de Salud de la Municipalidad, Leonardo Caruana.

El funcionario indicó que ya se viene reuniendo con los directores de los centros asistenciales, los coordinadores de consultorios externos y la dirección del Cemar. "Se evaluarán los turnos que quedaron pendientes de acuerdo a las urgencias y se trabajará con interconsultas entre los médicos generalistas y los especialistas, lo que a veces permite evitar el contacto con el especialista y que el caso sea atendido directamente por el generalista".

En el caso de las cirugías, Caruana indicó que "el modo de trabajo será de acuerdo a la agenda y a la necesidad", e indicó que "si alguna situación era reprogramable, pero por el tiempo que pasó se transforma en urgente, se tratará de ese modo de acuerdo a la evaluación de los equipos".

Trámites. El secretario General del municipio, Jorge Elder, explicó que en los seis centros de distrito "la situación más compleja se da con la tramitación de los carné de conducir", y explicó que "los turnos se están reformulando a través de la web y telefónicamente, pero quien no recibió el llamado puede comunicarse para obtener uno nuevo".

Es que a diario se entregan unas 500 licencias. Elder adelantó que en abril próximo se implementarán dispositivos especiales en los centros de distrito para actualizar las listas de espera. "Ya se hizo en otras oportunidades atendiendo, por ejemplo, los sábados en forma rotativa en los diferentes distritos", explicó.

El funcionario admitió que el lunes la demanda "será mucho mayor" ya que en estos últimos tres días fueron 12 mil los trámites —incluidas las licencias de conducir— que quedaron frenados por la medida de fuerza.

Punguistas y mecheras en la peatonal Córdoba

Los comerciantes de la peatonal Córdoba reclamaron a la Intendencia que, ante las medidas de fuerza de los agentes municipales, el personal jerárquico de las áreas de control conjuntamente con la policía lleve adelante los operativos en el centro de la ciudad por la presencia masiva de vendedores ambulantes y manteros. “La semana pasada fue muy complicada, pero este paro de 72 horas es mucho peor”, señaló el presidente de la Asociación Amigos de la Peatonal Córdoba, Nelson Graells, y denunció la presencia de “vendedores itinerantes que llegaron de otras ciudades, mecheras y punguistas”.

Las quejas comenzaron a escucharse entre los comerciantes la semana pasada, cuando se concretó el paro de 48 horas, pero la medida de fuerza de esta semana que empezó el miércoles y se extendió hasta ayer agravó el panorama.

Según relataron encargados de locales de la esquina de Sarmiento y Córdoba, “no sólo entra menos gente a comprar, sino que además se pelean entre ellos, provocan situaciones de tensión y dejan todo sucio”.

Y a eso agregaron la presencia de los ladrones que “aprovechan el amontonamiento, roban billeteras de las carteras y mercadería de los locales”. Es más, la encargada de un comercio, dijo que “el jueves había cuatro muchachas en la puerta de una galería y estaban contando cuánta mercadería habían sacado de uno de los locales”.

Reclamo. El presidente de la asociación de empresas de la peatonal y titular de Sport 78 explicó que “esta semana a los vendedores y manteros que ya había días atrás, se sumaron los que llegaron desde otras ciudades, que son itinerantes, y que hicieron que el panorama en la peatonal sea muy triste”.

El dirigente señaló que “no sólo hay menos ventas, sino que además se está maltratando el espacio público que queda todo roto y sucio una vez que se van”.

Por eso, Graells reclamó al municipio que hoy se reanuden los controles y que, en caso de que las medidas de fuerza continúen la semana próxima, se implementen operativos con la participación del personal jerárquico de las áreas de control de la Municipalidad y con la policía.

“No es descabellado porque ya se hizo años atrás en una situación similar, hicimos el planteo y estamos esperando una respuesta”, indicó el comerciante para remarcar que “cuando existe un desorden de estas características, crece el vandalismo y el robo. Y esta semana el centro quedó librado a la presencia de punguistas y mecheras”.

Comentá la nota