El Parque Industrial estuvo sitiado 13 horas y fue un caos

El Parque Industrial estuvo sitiado 13 horas y fue un caos
Poco después de las 5 de la mañana de ayer, trabajadores de la empresa autopartistas Kromberg & Shubert, del Parque Industrial de Pilar (PIP), bloquearon por completo los accesos al complejo fabril.
Lo hicieron con el apoyo de empleados de otras compañías por más de 13 horas, mientras aguardaban por un resultado favorable tras varias reuniones entre representantes de la empresa y los delegados gremiales, en el Ministerio de Trabajo local.

Finalmente, antes de las 18, se dictó la conciliación obligatoria y minutos después, a las 18.22 más precisamente, se levantó el corte en el PIP. Por lo tanto, 180 trabajadores hoy vuelven a la planta en forma provisoria, uno de los puntos que reclamaba la comisión interna. “El objetivo está cumplido, los compañeros vuelven adentro, pero no es una victoria total”, aclaró uno de los trabajadores.

Cerca de las 18.30, los camiones que durante horas habían permanecido varados al costado de la ruta 8 comenzaron a ingresar al Parque, mientras los delegados les comunicaban a los manifestantes lo resuelto en las distintas reuniones en el Ministerio de Trabajo, dando cuenta del acuerdo provisorio logrado cuando caía la tarde.

“Se retrotrae la situación a fojas cero, pero no significa la reincorporación de los compañeros. Cuando pasen los 21 días, a los compañeros los vuelven a despedir”, dijo Pablo Bush, delegado de Unilever y testigo de las reuniones logradas en la jornada. A su vez, el hombre aclaró que no se trató de una victoria, pero sí lo es que el Ministerio de Trabajo haya reconocido a la comisión interna de la fábrica como delegación.

Julián Ledesma, delegado provisorio votado en asamblea, adelantó que el 17 de este mes se reunirán con delegados del Ministerio de Trabajo en La Plata para lograr respaldo si no consiguen lo pretendido en estos 21 días de impasse.

Industria bloqueada

Cerca de 100 trabajadores en el ingreso del km. 59 de ruta 8; 80 en la entrada de El Petrel y otros tantos en el tercer acceso por CUBA-Fátima, manifestaron su descontento con la autopartista Kromberg & Shubert. Con bombos, banderas y la quema de neumáticos, mantuvieron hermético a un PIP que estuvo desierto.

Con el correr de las horas, el conflicto fue afectando no solo a los restantes trabajadores y empresas del PIP sino que también generó problemas para aquellos vecinos de Manzanares que debían regresar a sus viviendas. Una larga fila de casi 3 kilómetros de camiones, que permanecieron sobre la ruta 8 aguardando el destrabe del conflicto en el ingreso al Parque, causaron dificultades en la circulación.

El problema también fue para aquellos que residen en los barrios linderos al acceso por El Petrel y que buscaban llegar a tiempo a destino. Debieron convencer a los manifestantes, en su mayoría mujeres, para poder pasar y llegar a sus viviendas. “Hoy no trabajó el Parque. Le estamos dando franco a todos los trabajadores”, replicó una trabajadora de Kromberg a un motociclista que buscaba ingresar a entregar correspondencia. Una escena que se vio repetidas veces en el día.

Durante la jornada, los cantos y las banderas también fueron dirigidos contra el Ministerio de Trabajo, que según los delegados de los trabajadores y el titular de la FeTIA Pilar, Jesús Humaño, “está clarísimo que la doctora (Marina) Patiño jugó a favor de la empresa”. El hombre también había señalado que luego que se resuelva el conflicto, pedirían la renuncia de la delegada de la entidad.

La frase

“Está clarísimo que la doctora (Marina) Patiño jugó a favor de la empresa”. Jesús Humaño, titular de FeTIA Pilar.

También denunciaron precarización laboral

Los despidos, el origen del conflicto

El sábado pasado fueron despedidos dos trabajadores de la autopartista Kromberg & Shubert. Se sumaron a otros seis que días atrás también habían perdido sus puestos de trabajo; en total, 180 en tres meses. Las cesantías, más las denuncias de precarización laboral y persecución gremial fueron generando un malestar entre los empleados que estalló ayer con el sitio el Parque Industrial.

“Hasta que no se firmen los cuatro ítems no sirve”, expresó a El Diario, Alejandro Cvitanovic, trabajador de Kromberg. “Pedimos la reincorporación de los trabajadores, el cese de despidos, la efectivización del personal contratado y tercerizado y el aumento de sueldo”, detalló.

Por último el hombre también declaró que reclamarán el reconocimiento de la comisión interna, respaldada por el sindicato base de los trabajadores del plástico.

Más allá de estos puntos concretos, el conflicto también se detonó debido a que los cerca de 600 empleados de la empresa autopartista, en su mayoría mujeres, están encuadrados en el convenio colectivo del plástico, lo que según ellos le permite a la firma evadir responsabilidades y fijar los salarios hasta la mitad de aquellos trabajadores enmarcados en el convenio de SMATA (mecánicos). Cuando muchos se desafiliaron para ser representados por la CTA, recibieron la renuncia.

Comentá la nota