Parque Luro: pidieron pasar a la planta permanente y los echaron

Los empleados -con antigüedades de 3, 7 y 10 años- habían sido avisados de que no se los veía con buenos ojos porque eran “herencia” de administraciones anteriores. Ya iniciaron una demanda: piden la reincorporación y el pase a planta permanente.
Tres jóvenes trabajadores que cumplían tareas en el Parque Luro fueron desplazados de sus tareas a partir de una decisión de la Secretaría de Turismo del gobierno provincial.

Esos empleados tenían antigüedades de 3, 7 y 10 años y recibieron con sorpresa la carta documento -con la firma del funcionario encargado de la Secretaría, Santiago Amsé- poco después de haber solicitado formalmente el pase a planta permanente, que correspondía a partir de la cantidad de tiempo trabajado en el mismo sector.

Antes de que se produjera el despido, los trabajadores fueron advertidos de que “ustedes son de la gestión de (Carlos) Verna”, como si les anticiparan cierta antipatía.

Los trabajadores son Lautaro Córdoba, Esteban Bosch Ponzetti y Ana Carolina Hoyos. Córdoba es ingeniero en Recursos Naturales y Medio Ambiente y hacía 7 años que trabajaba en el Centro de Interpretación recibiendo a los visitantes y difundiendo información; Bosch Ponzetti llevaba ya una década y Hoyos más de 3 años. En estos últimos dos casos (son técnicos en Turismo), estaban a cargo de las visitas al castillo histórico.

Los trabajadores -según contaron a El Diario- decidieron iniciar una demanda al Estado, a partir de consultas legales para rechazar la decisión oficial y también acudieron a la Asociación de Trabajadores del Estado para proteger sus derechos. Uno de los planteos es la reincorporación a las tareas y el pase a planta permanente, dada la antigüedad que acumularon.

Los tres trabajadores tenían contratos que les fueron rescindidos de un plumazo: el argumento fueron supuestos incumplimientos y faltas sin aviso, “cuando en realidad no había ningún cronograma”, dijeron. La práctica era que se cobraban horas de acuerdo a lo trabajado. Pero además, desmienten de modo rotundo que hayan incurrido en algún incumplimiento o hayan faltado exageradamente.

Uno de los planteos de los trabajadores es que el contrato que unía a las partes es ilegal.

Mediante una carta documento en la que exigen el pase a planta permanente, hacen notar la “ilegalidad” del contrato “por no ajustarse a derecho, concretamente a las normas laborales, previsionales e impositivas de orden público aplicable a los hechos realmente sucedidos, situación que encubre maliciosamente una relación laboral de hecho”.

Antes, habían existido algunos reclamos a Amsé, relacionados por ejemplo con el valor que se pagaba por cada hora, ya que a los empleados no les parecía justo que se abonara lo mismo por un domingo o por los feriados, que por cualquier otro día de la semana. Incluso en los domingos llegaban a trabajar 12 horas continuadas sin que -por ejemplo- se les brindara un refrigerio.

Al mismo tiempo, detectaron desigualdades, ya que algunas trabajadoras en el área de Turismo cobraban el doble. Esa situación llevó a que incluso en algún momento los descontentos planearan la realización de una medida de fuerza.

En una carta documento del 29 de diciembre del año pasado, los trabajadores ya pedían -como consecuencia de las advertencias que habían sufrido- que no hubiera “represalias” por el reclamo del cumplimiento de los derechos laborales.

Esa vez, el fiscal de Estado José Vanini, negó que los trabajadores cumplieran funciones “bajo relación de dependencia” y rechazó todo lo peticionado.

En medio de esa discusión, de un día para el otro, los 3 trabajadores recibieron las cartas documento. Se alegan supuestos incumplimientos, pero “no tienen pruebas de eso porque sólo firmamamos una planilla pero en ningún lado nos dicen cuándo teníamos que ir... nos avisaban de palabra”.

La sensación que genera la movida provocada por Amsé es que quieren ubicar en esos lugares a allegados o conocidos. En general, sería notable el ingreso de mujeres jóvenes estudiantes de Turismo, o recién recibidas.

Comentá la nota